Borja Thyssen, a su llegada al Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid. | Mariscal

0

Borja Thyssen-Bornemisza, hijo de la baronesa Thyssen, Carmen Cervera, se sienta este miércoles en el banquillo acusado por la Fiscalía de defraudar a Hacienda cerca de 600.000 euros en el ejercicio fiscal de 2007, por lo que pide para él dos años de prisión.

El juicio por un presunto delito contra la Hacienda Pública tendrá lugar en el Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid.

Según el escrito de acusación del fiscal, Borja Thyssen no presentó en 2007 la declaración correspondiente al IRPF a pesar de que durante ese año residió más de 183 días en España y de que percibió 1.400.000 euros por la venta de exclusivas y reportajes a una revista.

Él sostuvo ante la Agencia Tributaria que ese año residió en Andorra, pero la Fiscalía destaca que tenía contratada su seguridad personal con dos empresas en territorio español y que es titular de una tarjeta usada a lo largo de todo el año para múltiples gastos en Barcelona, Ibiza y Madrid.

En otra causa que aún está pendiente de que se fije la fecha para la celebración del juicio, la Fiscalía pide tres años de prisión para Borja Thyssen y para su esposa, Blanca Cuesta, por defraudar supuestamente a Hacienda 336.417 euros correspondientes al ejercicio fiscal de 2010.