El edil Valls, en el centro de la imagen, paseando por uno de los barrios afectados por los disturbios en Barcelona. | Twitter

3

El líder del grupo municipal Barcelona pel Canvi y exprimer ministro francés, Manuel Valls, ha confrontado este viernes a dos independentistas que le increpaban en la calle llamándole «gabacho» y pidiéndole que regresase a ese país.

«Que soy de Barcelona y de Cataluña. ¡Racistas! ¡Supremacistas!», ha respondido Manuel Valls en catalán a unos manifestantes que le han increpado mientras atendía a los medios de comunicación en la Rambla de Barcelona, en la jornada de huelga general convocada por los independentistas.

«¿Por qué no te vas a Francia, que no te quieren?», le ha espetado un ciudadano, ante lo que el exprimer ministro francés ha dicho a los periodistas que «eso es racismo, el racismo de todo el independentismo, de una gente que no acepta a los otros».

Después, en francés, varios ciudadanos le han gritado «allez, allez a la France».
Otro le ha acusado de haber dado un «braguetazo» y le ha preguntado por qué no les contaba a los periodistas que su hermana no le habla.

«Esta gente provoca, habla todo el día de mi hermana», se ha quejado el edil.
Otros ciudadanos que paseaban por la Rambla gritaban «Visca Catalunya Lliure» y otras consignas independentistas.

Cuando ha acabado de atender a la prensa, Manuel Valls se ha acercado al ciudadano que más le estaba increpando y, entre otras cosas, le ha preguntado que por qué le quieren mandar a Francia.

«Estáis muy, muy, muy cansados... Y os entiendo, estáis muy desilusionados. No habrá independencia», ha asegurado Valls.

El manifestante ha seguido increpándole y se ha alejado, ante lo que Valls le ha lanzado besos y le ha dicho «adiós, adiós», haciendo un gesto de despedida también con sus manos.