Imagen de la señal institucional del Tribunal Supremo, del expresidente catalán Artur Mas, durante su declaración como testigo en el juicio del 'procés'. | Efe

5

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha manifestado este miércoles en el juicio del «procés» que decidió echarse a un lado porque quiso y porque «era el mejor camino» para que prosiguiera el «mandato» recibido en las elecciones autonómicas de 2015, con mayoría absoluta independentista.

En su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo, Mas ha recordado los turbulentos días en los que la CUP, cuyos votos eran necesarios para investirle como president, rechazó apoyarle.

No es «exacto», ha especificado, que la CUP impidiese que fuese investido, sino que su posición «legítima» abrió un escenario con dos únicas posibilidades: o convocar elecciones o retirarse.

«Si me marché fue porque quise y porque ese era el mejor camino para que pudiera proseguir el mandato que habíamos recibido en las urnas en unas elecciones con una participación muy alta», ha asegurado el expresident, inhabilitado hasta febrero de 2020 por la consulta del 9N.

Mas ha reconocido que tras las elecciones autonómicas del 27 de septiembre de 2015, que ganó la candidatura de Junts pel Sí y que acabaron con una «mayoría absoluta en el Parlamento ciertamente holgada», su nombre «suscitó discrepancias entre las fuerzas políticas».

A raíz de ello, la CUP, «con una presión importante», organizó una asamblea que se saldó con un empate de votos (1.515) a favor y en contra de la investidura de Mas y después «un comité mucho más restringido de la CUP con una mayoría más reforzada decidió no dar su apoyo».

Noticias relacionadas

Con este escenario, Mas decidió marcharse, «así de sencillo», lo que motivó que Junts pel Sí presentase un candidato alternativo: Carles Puigdemont, que acabó siendo elegido presidente de la Generalitat.

«La decisión fue mía, los motivos fueron los que fueron, pero la decisión fue mía, me marché porque quise», ha zanjado.

Asimismo, ha confesado que se pretendió que el resultado del referéndum del 1 de octubre de 2017 «fuera vinculante desde un punto de vista jurídico» pero ha subrayado que eso es algo que «no se consiguió».

Mas fue condenado a un año y un mes de inhabilitación por prevaricación en relación al 9N, una consulta que «no era vinculante jurídicamente» pero que «lo podía ser políticamente».
En cambio, «el 1-O se quiso que fuera vinculante desde un punto de vista jurídico pero usted sabe que no se consiguió», ha señalado Mas al fiscal Javier Zaragoza sobre cuál era el fin último del referéndum.

Mas ha recordado que el 9N no se proclamó ninguna declaración de independencia, como sí sucedió después con el 1-O cuando «hubo una declaración de independencia (DUI) en el Parlamento catalán», que no ha entrado a valorar.

Aunque ha destacado que tras la DUI «también hubo otra cosa, en las elecciones del 21D, bajo el 155, hubo una votación aún mayor y se mantuvo la mayoría absoluta a favor de la independencia».

«Si coge la fotografía completa, ahí sí hay un mandato», ha defendido el expresident, que fue sustituido en el cargo por Carles Puigdemont.