El expolítico Javier Rodrigo de Santos, en una imagen de archivo. | Ultima Hora

3

Tras conocerse este martes la imputación de Javier Rodrigo de Santos por una presunta agresión sexual a varios presos en tercer grado, eldiario.es profundiza en qué ocurrió desde que se interpuso la primera denuncia ante la policía hasta que el expolítico del PP fue detenido.

Dicho medio de comunicación revela este miércoles que la ONG Horizontes Abiertos, en la que De Santos tenía un cargo de responsabilidad, alojó a uno de los denunciantes y a exconcejal del Ayuntamiento de Palma en la misma residencia.

Dicha entidad había derivado a Javier Rodrigo de Santos a otro proyecto, después de que aquel chico y otra más le denunciaran ante la policía por presuntas agresiones. El joven, de unos treinta años, tuvo que convivir con él en una casa de Villanueva de la Cañada (Madrid) durante algunos días.

Citando a fuentes del caso, eldiario.es relata que el joven fue apuñalado en una de las casas de acogida de dicha ONG. Por aquel entonces ya había presentado la denuncia contra De Santos. Al no disponer de recursos, aunque ya había cumplido su condena, Horizontes Abiertos le alojó en otra vivienda para que se recuperara de sus heridas. Allí se encontraba el denunciado.

Noticias relacionadas

Días después, el 5 de diciembre, agentes de la Unidad de Familia y Menores (UFAM) de la Policía accedieron a la vivienda para detener a Rodrigo de Santos.