El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, acompañado por la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas (i) y de la portavoz de C's en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías (d), atiende a los medios antes de visitar el Mobile World Congress (MWC). | Efe

0

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha urgido al Gobierno a recurrir «inmediatamente» ante el Tribunal Constitucional las resoluciones de este jueves del Parlament, que reivindican el 1-O y la legitimidad de Carles Puigdemont a ser reelegido president por considerar que se saltan la Carta Magna.

Rivera, en una rueda de prensa en el Congreso, cree, no obstante, que el procés está agonizando pese a los intentos de los separatistas de seguir intentando quebrar el Estado de derecho, como se visualizó este jueves en la Cámara catalana, ha dicho.

Ha insistido en que el hecho de que Puigdemont se haya echado a un lado y que sea Jordi Sánchez el candidato a la investidura es seguir por el mismo camino ya que el expresidente de la ANC está en prisión por un delito de sedición.

Los jueces, ha señalado, se pronunciarán sobre si Sánchez puede o no aspirar a la investidura, pero políticamente -ha recalcado Rivera- es «inadmisible» que pueda ser presidente de una comunidad autónoma o de un Gobierno una persona imputada por un delito de sedición.

No puede ser, ha afirmado el líder del partido naranja, que un preso, que «pisotea» coches de la guardia civil, refiriéndose al comportamiento de Sánchez en las concentraciones del 20 de septiembre ante la consejería de Economía, pueda estar al frente de la Generalitat.

Quien es Estado no puede actuar «contra el Estado», ha reprochado Rivera, quien cree que «el'show'» del separatismo está acabando como lo demuestra el desacuerdo que existe entre ERC y JxCat sobre la elección de Sánchez.

«Si algo se está poniendo de manifiesto es el fracaso del separatismo», ha dicho Rivera al recordar que los republicanos catalanes no han dado aún por cerrado este acuerdo.

Está convencido de que al final los separatistas tendrán que proponer a un candidato que no esté imputado, aunque no se ha atrevido a pronosticar cuándo podría ser eso.