Las diputadas de JxCat Elsa Artadi y Laura Borràs hablan con el diputado de la CUP Carles Riera. | Agencias

5

Junts per Catalunya (JxCat), ERC y la CUP intensificaron este lunes sus contactos a fin de lograr un acuerdo esta semana, a poder ser antes del pleno del Parlament previsto para el jueves, aunque persisten varios escollos que de momento bloquean la investidura del president y el arranque de la legislatura.

El epicentro negociador se situó en los despachos de las fuerzas independentistas mayoritarias en el Parlament, donde se reunieron destacados representantes de JxCat, ERC y la CUP.

Tras una primera toma de contacto por la mañana, ya por la tarde se celebró una nueva sesión negociadora ampliada, que se prolongó cerca de tres horas. Según las fuentes de la negociación consultadas, la reunión fue «positiva» y sirvió para «avanzar en los flecos» pendientes de cerrar, con un intercambio de borradores para perfilar un acuerdo que deberá incluir la investidura del presidente de la Generalitat, la formación del nuevo Govern y su programa para los próximos años.

«El acuerdo es complejo, pero somos optimistas», afirmó un dirigente de JxCat consultado en relación con unas conversaciones que las fuerzas independentistas quieren culminar esta semana. No obstante, persisten diversos escollos sobre la hoja de ruta para los próximos años, entre ellos el diseño del llamado «proceso constituyente», ya que ERC no ve con buenos ojos que sea pilotado desde Bruselas, donde permanece Carles Puigdemont.

Los republicanos mantienen «serias discrepancias» con JxCat en el enfoque del proceso, porque consideran que los debates sobre el modelo educativo, el sistema de salud o la seguridad deben hacerse desde Catalunya.

Jordi Sànchez

Fuentes de la negociación confirman a El País que, previsiblemente este miércoles, se presentarán los términos de un pacto global que incluye a Jordi Sànchez, en prisión, como presidente de la Generalitat.

El acuerdo, sin embargo, tiene muchas lagunas. La más importante es si realmente podrá ser investido presidente dado su condición de preso preventivo y si ERC lo aceptará.