Mariano Rajoy, en su último acto del año, ha apelado a tender y ampliar puentes y ha garantizado que los esfuerzos del Ejecutivo se dedicarán a mantener la estabilidad y la certidumbre. Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención en el acto de inauguración de la ampliación del puente de Rande, en Moaña. | Efe - Salvador Sas

37

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su último acto público en 2017, ha apelado a tender y ampliar puentes «que unen y no separan» y ha garantizado que los esfuerzos del Ejecutivo se dedicarán a mantener la estabilidad y la certidumbre.

Durante el acto de inauguración de la ampliación del puente de Rande, en Pontevedra, el jefe del Ejecutivo ha aprovechado para hacer un guiño a la situación política de España aunque sin hacer referencia explícita al momento que vive Cataluña.

En la que se supone que es su última intervención pública de este 2017 que termina, Rajoy ha tenido un lapsus y, en lugar de felicitar el año entrante ha deseado a todos un "feliz 2016". Las redes sociales han enloquecido de inmediato y Feliz 2016 ya es trending topic. Unos comparan este tropezón verbal de Rajoy con el ya clásico "un plato es un plato y un vaso es un vaso" y otros lo equiparan al jaleo que se hizo con los vecinos y el alcalde https://www.youtube.com/watch?v=SB7Hpp_mCs0.

Vea aquí el video: https://www.youtube.com/watch?v=LDozs6pE_fI

Lo cierto es que, a propósito o no, cada vez que Mariano Rajoy mete la pata su popularidad crece. Ya lo dice el refrán: "lo importante es que hablen de uno".

El propio Rajoy se rió de sí mismo en su visita a El Hormiguero, el programa que conduce Pablo Motos en Antena 3 https://www.youtube.com/watch?v=3Bgg-_XwfIA