El rey Felipe recibe al líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), este martes en el Palacio de la Zarzuela, en la segunda jornada de su ronda de contactos para buscar candidato a la investidura. | Efe

3

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha hablado la mañana de este martes con Mariano Rajoy por teléfono al que ha confirmado el «sí» de Ciudadanos a su investidura para superar finalmente el «desbloqueo», «cerrar una etapa gris» y de «rojos y azules» y poner en marcha las «soluciones» que demanda la gente.

Rivera, en una rueda de prensa tras reunirse con el Rey en el marco de la ronda de consultas para proponer un candidato a la investidura y en la que ha tenido un lapsus al dar por hecho que el debate empezaría este miércoles, ha explicado que C's se ha comprometido de nuevo a votar a favor de Rajoy al cumplirse sus exigencias.

La primera, que Rajoy «trae más síes que noes», después del compromiso del PSOE a abstenerse en la investidura, y segunda, que Rajoy le ha dado su palabra de que el Gobierno cumplirá con esas 150 reformas acordadas en el pacto que suscribieron con el PP en agosto.

Albert Rivera, que no ha querido revelar el contenido de su conversación con Felipe VI o las sensaciones que le ha transmitido el monarca, ha aprovechado eso sí para arremeter contra Podemos por preferir «rodear el Congreso» que trabajar desde dentro.

Noticias relacionadas

«Lo que le pido a Podemos e IU es que ahora que hemos logrado que se acabe el bipartidismo y que haya cuatro grupos mayoritarios en el Congreso y que algunos de los anhelos del 15M estén en el Congreso trabajen desde el escaño y no desde fuera», ha reclamado.

A su juicio, lo que se desean muchos de los votantes de Podemos es que se aprueben reformas y eso, ha recordado, se consigue desde las instituciones y «no rodeando la institución que te paga el sueldo».

«Por supuesto que es compatible ser diputado con ir a manifestaciones. Lo que es incompatible es estar en dos sitios a la vez, estar rodeando el Congreso y al mismo tiempo estar trabajando dentro en la investidura», ha alertado.

Preguntado si cree que será una legislatura corta, Rivera se ha mostrado convencido de que dependerá de la voluntad del PP y del PSOE de sacar adelante las más de cien medidas que pactaron por separado los tres partidos.

«Si alguien en el camino piensa más en los intereses partidistas, no llegaremos a buen puerto», ha alertado Rivera que, parafraseando al Rey, ha apostado por acabar con el «pesimismo» y el «desaliento».

Sobre la reforma constitucional, un tema que este martes no ha hablado con el monarca, según ha dicho, Rivera cree que esta puede ser la legislatura para poner en marcha esa reforma «sin excluir a nadie», incluidos los partidos nacionalistas, aunque habrá que preguntarles a ellos «si quieren estar» en esa mesa para cambiar la Constitución.

La «voluntad» de Ciudadanos, ha afirmado, es que «todo el mundo» puede participar en esa reforma pero el problema, ha recalcado, es que han sido las fuerzas independentistas las que han abandonado la negociación y se han echado «al monte».

Por último y preguntado por la situación del PSOE, ha explicado que ha conversado brevemente con el presidente de la gestora, Javier Fernández, a quien ha deseado acierto y suerte en esta etapa.