El lider de Podemos, Pablo Iglesias. | Efe

46

Antes de reunirse con el Rey, con motivo de las consultas previas al debate de investidura, el líder de Podemos ha ofrecido una entrevista en la Cadena Ser en la que ha hablado de la situación política. En cuanto a la incidencia que la abstención del PSOE podría tener sobre los acuerdos territoriales que mantienen con los socialistas, como en Balears, ha evitado amenazar con romper esas alianzas. «Esa decisión depende de nuestra militancia y nuestras direcciones territoriales. Es evidente que el hecho de que el Partido Popular gobierne en España puede poner en aprieto los programas que hemos aprobado y allí cada territorio decidirá. En algunos sitios nos llega un buen feed back, en Baleares por ejemplo, de ese acuerdo de gobierno».

Sobre la investidura de Mariano Rajoy, Iglesias ha avanzado que saludará a los manifestantes que previsiblemente se concentren en los alrededores del Congreso, pero ha negado que vaya a formar parte de la misma porque su papel consiste en «trabajar dentro».

Iglesias e ha desmarcado de lo que este lunes señalaron algunos dirigentes de Unidos Podemos como el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, quien intentará unirse a la probable manifestación si se lo permiten sus tareas parlamentarias, o la representante de En Marea, Alexandra Fernández, también a favor de acudir.

El líder de Podemos ha diferenciado los dos ámbitos, el de la protesta en la calle y el de su cometido como diputado en una sesión de envergadura, como es una investidura.

Así, al tiempo que ha indicado que son «saludables» aquellas iniciativas que permitan a los ciudadanos ejercer sus derechos civiles, ha remarcado que «en todo caso» irá a saludar porque su papel, como el de los demás 349 diputados, es «trabajar dentro» del Congreso.

Derechos civiles

Y ha recalcado acto seguido que en un acontecimiento así «el protagonismo lo debe tener la gente».

Ha explicado que los ciudadanos «no tienen restringidos sus derechos civiles», por lo que ha considerado «natural» que un parlamentario como él pueda exponer sus ideas en concentraciones o manifestaciones organizadas en la calle, como han hecho dirigentes de otros partidos, y ha citado al PP en este contexto.

Iglesias, durante la entrevista, también ha cuestionado el funcionamiento del modelo parlamentario, pues se traslada la sensación, no real, de que por aprobar una proposición no de ley, ésta se aplica al día siguiente, cuando no es así.

En el sistema actual, donde «la división de poderes no funciona muy bien», el Gobierno de turno convierte «esos papeles en papel higiénico».

Ha vertido gran parte de sus críticas en el PSOE al incidir en que Podemos y este partido se ponen de acuerdo en asuntos enmarcados en una proposición no de ley, que es un mandato político antes que legislativo, pero no en asuntos de calado, como se vio a su juicio la semana pasada con la reforma electoral, que ambos votaron en sentidos diferentes.

Por ello, ha augurado que será «enormemente difícil» ponerse de acuerdo con el PSOE en cuestiones relevantes para cambiar el país.

Y en definitiva, «el Parlamento está disminuido respecto a la capacidad del Gobierno», ha zanjado Iglesias.