Cayetana Álvarez de Toledo. | Efe

24

La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo ha comunicado al presidente del Gobierno y de su partido, Mariano Rajoy, que no desea formar parte de su candidatura para las elecciones del 20 de diciembre, según ha anunciado ella misma en un artículo en el diario 'El Mundo' que títula «No iré en las listas con este presidente».

Álvarez de Toledo es diputada por Madrid desde 2008 y directora del área internacional de FAES, la fundación del partido que lidera el expresidente José María Aznar.

El motivo de su renuncia es Mariano Rajoy, a quien acusa de despreciar la política y de todos los males que sufre el partido desde hace cuatro años.

Álvarez de Toledo dice que este martes por la noche comunicó al presidente del PP a través de una carta su deseo de «no volver a formar parte de su candidatura» asegurando no encontrar «argumentos suficientes» para defender la gestión del Gobierno ni para pensar que Rajoy «actuaría de forma distinta a como lo ha hecho hasta ahora».

Así, aunque concede que Rajoy «evitó el rescate» y la economía se ha recuperado, cree que el Gobierno «ha despreciado la política y desoído todas las alarmas», sin rectificar tras la pérdida de poder territorial y la irrupción de Ciudadanos.

Incapacidad

En su opinión, desde mayo el PP ha vivido «una renovación cosmética, una convención sin propuestas y una campaña catalana errática», pero lo determinante ha sido la actitud de Rajoy «ante el reto separatista catalán» y su «incapacidad para erigirse en principal garante de la libertad, la igualdad y la ley».

En concreto, la diputada considera que el Gobierno «abdicó de su responsabilidad» en la consulta del 9 de noviembre de 2014 y propició una «erosión» tanto del PP como de las instituciones. También critica la campaña catalana, con la elección de candidato apenas dos meses antes y tras el «deterioro de la imagen de Alicia Sánchez-Camacho y su estéril apoyo parlamentario al desleal Artur Mas».

Además, lamenta que en la campaña catalana el propio Rajoy abriese -y luego cerrase- la puerta a una reforma constitucional, así como el debate entre el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el líder de ERC Oriol Junqueras.

También critica el oportunismo de la reforma del Tribunal Constitucional para sancionar a quienes incumplen sus resoluciones, después de haber minimizado como «pantomima» el 9N, y que Rajoy vacilase al responder a una pregunta sobre la pérdida de la nacionalidad española en una Cataluña independiente.

La diputada afea al Gobierno que no haya combatido el nacionalismo y que haya respondido con «tecnocracia y plasma» a quienes reclamaban sensibilidad con los afectados por la crisis y contundencia contra la corrupción y la politización de la justicia, además de un «amparo inequívoco a las víctimas del terrorismo».

«No estaré en las listas del PP, pero seguiré trabajando para que España tenga el partido moderno, valiente, adulto y central que merece y necesita», se despide Álvarez de Toledo.