Una mujer llora durante la ofrenda foral ante el memorial de los pasajeros que fallecieron en el accidente del vuelo JK5022 de Spanair, ocurrido en el aeropuerto de Barajas hace siete años. | Luca Piergiovanni

8

La presidenta de la Asociación de Afectados por el Vuelo JK5022 de Spanair, Pilar Vera, ha hecho hoy un llamamiento a todos los partidos políticos para pedir que se cree una comisión parlamentaria en la que se investiguen las causas del accidente.

Vera ha trasladado esta petición en una rueda de prensa celebrada en el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez con motivo del séptimo aniversario de la tragedia tras el accidente del vuelo de Spanair, la que 154 personas perdieron la vida.

Ha especificado que ya se han reunido con algunos partidos no mayoritarios para rogarles que «no cierren los ojos» y que se atrevan a buscar la justicia en esta tragedia, aunque ha precisado que espera que tras las elecciones entren «nuevos partidos» con una visión distinta de la que tienen los actuales representantes.

Vera ha destacado que en el llamamiento a las diferentes formaciones especifican que su intención es que se extienda la investigación a todas las tragedias de transporte con gran número de víctimas y que las pesquisas no dependan de quienes están a cargo de la regulación del transporte.

Además, han pedido a los dirigentes políticos que se modifique la normativa legal para que un caso judicial como este no se revise a través de los juzgados ordinarios, sino en los centrales y de instrucción, porque, en su opinión, los primeros no están preparados para casos de semejante magnitud.

En ese llamamiento a los partidos, los afectados por la tragedia piden un acuerdo más amplio para que se consiga que las víctimas no sean un negocio para las aseguradoras como, a juicio de la presidenta de la asociación, ha sucedido tras el accidente de Spanair.

«No estamos hablando de una cosa material; hablamos de la sangre de los fallecidos y del sufrimiento de los nuestros», ha concluido Vera, al tiempo que ha garantizado que, una vez cerrada la vía penal, van a recurrir las sentencias de la Justicia «hasta llegar a Europa».