Los de Jandilla protagonizan un quinto encierro limpio

| Pamplona |

Valorar:

Los toros de la ganadería de Jandilla han protagonizado esta mañana un encierro muy limpio en los Sanfermines de Pamplona, sin heridos por asta, a pesar de que un sexto toro se ha quedado rezagado y ha entrado en la plaza por detrás de la manada.

Seis corredores han sido trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra, ninguno de ellos con heridas por asta de toro.

Las reses de la ganadería extremeña, ausentes desde el año 2010 de la feria del toro de Pamplona y fama de peligrosos, han realizado una carrera bonita y rápida, en menos de dos minutos y medio.

El sexto se ha demorado en entrar al coso después de resbalar en la calle Estafeta, caer al suelo y, tras reanudar la marcha, doblársele de nuevo las patas, igual que le ha sucedido cuando ya estaba en la arena de la plaza.

Los de Jandilla han iniciado este quinto encierro veloces en la cuesta de Santo Domingo, donde a los pocos metros tres toros han tomado el relevo a los mansos para encabezar el grupo desde este primer tramo, en el que el único burel castaño ha derrotado varias veces hacia la pared derecha.

La manada ha llegado agrupada a la plaza del Ayuntamiento, que ha atravesado, al igual que la calle Mercaderes, a buen ritmo y sin incidentes.

La ganadería extremeña ha salvado la curva de la Estafeta rozando el vallado y, si bien alguno de ellos ha caído al suelo, los toros se han reincorporado rápidamente para enfilar la calle, un tramo que han recorrido a velocidad constante y sin prestar atención a los corredores, a pesar de lo cual se han registrado numerosas caídas.

Ha sido en la última parte de Estafeta y en Telefónica donde algunos mozos han contravenido la normativa y, con una absoluta imprudencia, han agarrado a los toros incluso por los cuernos para intentar correr pegados a ellos, lo que ha provocado no solo su caída sino también la de otros corredores.

En el callejón de acceso a la plaza de toros se han vivido momentos de tensión cuando varios mozos han quedado tendidos en el suelo mientras la manada pasaba sobre ellos, aunque las reses no se han cebado.

En la última visita a Pamplona, en 2010, los de Jandilla dejaron cuatro heridos por asta de toro en la carrera que cerró los sanfermines de ese año, un encierro que se prolongó durante más de cuatro minutos.

En 2009, un toro de Jandilla de nombre «Capuchino» acabó con la vida del español Daniel Jimeno Romero, de 27 años, quien falleció al recibir una cornada en el cuello.

En la que ha sido su decimoquinta participación en la feria de Pamplona, los toros de Jandilla serán lidiados esta tarde por Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera e Iván Fandiño.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.