El diputado socialista Joan Ignasi Elena, líder de la corriente Avancem, anunciando ayer su renuncia a liderar el PSC. | TONI ALBIR

1

El diputado Joan Ignasi Elena, líder de la corriente crítica Avancem, anunció ayer que no optará a liderar el PSC, abandonará el grupo parlamentario socialista y deja la militancia del partido, una decisión que aboca a este sector crítico a una más que probable escisión del PSC el día 28 de junio.

En una rueda de prensa en Barcelona, acompañado de otros dirigentes de Avancem como Jordi del Río -hasta ahora miembro de la ejecutiva socialista-, Fabián Mohedano y Glòria Plana, el diputado explicó los motivos de una decisión personal «muy dolorosa».

Después de que Miquel Iceta le retara el martes a que se postulara a la primera secretaría, Elena confirmó que no presentará candidatura: «Creo que nuestras posiciones, las que hemos defendido, no son mayoritarias en el PSC, legítima y democráticamente».

Estabilidad

Convencido por lo tanto de que al PSC «no le convienen más disputas ni confrontaciones» y necesita «estabilidad para reiniciar el proyecto político», ha decidido que «lo más razonable es no presentar candidatura, porque este paso no aportaría nada positivo».

«No me n'he sortit (No lo he conseguido)», admitió Elena, uno de los tres diputados díscolos del Parlament. «Tengo una sensación de fracaso, por dos razones, porque no lo hemos hecho suficientemente bien o sencillamente porque no tenemos razón. He intentado con todas mis fuerzas y máxima lealtad trabajar en esta dirección y no lo he conseguido. Es un fracaso».

Por ello, su siguiente paso es «congelar» la militancia socialista: «No esperaré a que me expulsen, me voy yo del PSC. Me siento del PSC, a pesar de que es mi partido y será mi partido. Por lo tanto técnicamente dejaré de ser militante, pero no mentalmente».

Además, abandonará el grupo parlamentario socialista -lo hará tras el pleno de la próxima semana, donde aún ocupará su escaño en el PSC-, aunque aún no ha decidido si dejará el escaño de diputado o irá al grupo de no adscritos, algo que tiene intención de valorar con las otras diputadas díscolos, Marina Geli y Núria Ventura.

Una decisión que tomará definitivamente y ratificará en la asamblea que la corriente Avancem llevará a cabo el 28 de junio en Sant Feliu de Codines (Barcelona).