La manifestación ha contado con el apoyo de sindicatos y partidos políticos de la oposición, cuyos líderes han participado en la protesta.

0

Miles de valencianos han desafiado el frío y el viento para salir a las calles de Valencia en protesta por el cierre de Radiotelevisión Valenciana (RTVV), y pedir la dimisión del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y la convocatoria de elecciones anticipadas.

Los sindicatos con representación en RTVV convocaron esta protesta tras el fundido a negro de la televisión pública, doce horas después de que una edición especial del Diari Oficial de la Comunitat Valenciana publicara el acuerdo del Consell para el cese de las emisiones.

La marcha, en la que han participado entre 3.500 y 4.000 personas según la Policía Local y 60.000 según los organizadores, ha partido a las seis de la tarde desde la plaza de San Agustín, precedida por una pancarta con el lema «elecciones anticipadas», y con gritos reiterados de «Fabra dimisión».

Representantes políticos de la oposición y del mundo de la cultura han encabezado una marcha, que contaba con el apoyo de sindicatos y de diferentes asociaciones profesionales y de carácter cívico y social, y que ha transcurrido sin incidentes.

Unos metros más atrás, se encontraba la pancarta del comité de empresa de la televisión que rezaba el lema «RTVV no es tanca, es la teua» (RTVV no se cierra, es la tuya) y, a lo largo de la marcha, le seguían otras de diferentes organizaciones y entidades.

El mismo lema ha precedido la manifestación paralela convocada en Alicante, encabezada por los trabajadores de RTVV, que han estado arropados por cientos de personas, que han coreado las mismas proclamas contra el president y a favor de una televisión pública autonómica.

Ladrones

Aunque el cántico más repetido ha sido «Fabra dimisión», no han faltado los gritos de «ladrones», «no tenéis vergüenza», «el president a Picassent» y «volveremos». El presidente del comité de empresa de RTVV, Vicent Mifsud, ha afirmado que la decisión de cortar la emisión de la radio y la televisión «no es un ataque solo a los trabajadores, sino a toda la sociedad que quiere tener una televisión en su propia lengua».

Mifsud ha considerado «demencial» que se mantenga a los trabajadores de vacaciones y con permisos retribuidos durante un período que «puede durar hasta final enero o principios de febrero», así como que se cortara la emisión cuando había comprometida publicidad que puede comportar «pérdidas de más de 3 millones».

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha calificado de «ridículo espantoso» la actuación del Consell y ha afirmado que la Comunitat no se merece que el final de RTVV «se convierta en el paradigma de un desastre colectivo que es lo que ha significado el PP en este tiempo».