El primer secretario del PSC, Pere Navarro, durante la reunión extraordinaria del Consell Nacional del PSC. | Efe

5

El líder del PSC, Pere Navarro, se ha impuesto a las tesis de los sectores críticos del partido, a los que ha vencido en el Consell Nacional extraordinario celebrado ayer con el 83,5 % de los votos, con una resolución que refuerza su liderazgo y que permitirá al PSC desmarcarse del frente catalán proconsulta.

La resolución del PSC ampliamente mayoritaria -258 votos frente a 41 (13 %)- deja claro tres cuestiones: que el PSC no caerá en el «error» de votar a favor de pedir al Congreso el traspaso de las competencias de referendos para celebrar una consulta sin un acuerdo previo con el Estado, que rechaza «una consulta sin acuerdo político ni marco legal» porque supondría romper el consenso y un «descalabro», y que su proyecto propio es impulsar una reforma constitucional federal que pactó con el PSOE en Granada.

El Consell Nacional extraordinario que Navarro convocó tenía por objetivo clarificar la postura del partido sobre la consulta, lo que ha derivado al final en una doble votación porque los críticos han presentado su propia resolución y han forzado una votación secreta.

Disciplina de voto

Pero la idea de los críticos de apoyar en el Parlament el próximo 4 de diciembre la iniciativa de CiU, ERC, ICV y la CUP de pedir el traspaso de los referendos sólo ha recibido el aval del 13 % del Consell Nacional, lo que sin embargo no permite descartar que dirigentes como Àngel Ros, Marina Geli o Joan Ignasi Elena acaten la disciplina de voto.

La dirección del partido y representantes de los críticos estuvieron intentando sin éxito, hasta instantes antes del inicio del Consell Nacional, consensuar una única resolución a someter a votación y evitar la escenificación de la división del PSC.
Finalmente, en una votación secreta, han depositado sus papeletas 309 de los militantes que han acudido al Consell Nacional, de los que 258 han apoyado la resolución planteada por la dirección del PSC, lo que supone el 83,5 %, mientras que otros 41, el 13,3 %, lo han hecho a favor de la propuesta del sector crítico.

Se han contabilizado 9 votos en blanco y 1 nulo, dado que en el sobre se habían introducido dos papeletas con ambas resoluciones.