El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura de la Convención Nacional de Nuevas Generaciones, en Madrid. | Efe

50

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este domingo que no va a aceptar «que nadie juegue con la soberanía nacional» en España y que no va a entrar en «juegos de división, enfrentamiento y regreso al pasado».

Rajoy se ha referido de esta forma al debate existente sobre el futuro de Cataluña en su intervención de clausura de la Convención Nacional de Nuevas Generaciones.

El jefe del Ejecutivo ha señalado que España es «una gran nación», la más antigua de Europa y la que lleva más tiempo viviendo junta.

«La que está unida por lazos de todo tipo, sentimentales, personales, históricos y de futuro y de progreso», ha añadido antes de recalcar que la Constitución española garantizó los derechos y libertades de los españoles, generó el modelo de Estado más descentralizado de la historia del país y permitió la mayor subida del nivel de vida en muchos siglos.

Por todo ello, ha subrayado: «Tenemos que estar orgullosos de lo que somos, españoles, porque tenemos un gran país y una gran nación».

«El futuro de España lo escribiremos entre todos los españoles, nadie se va a quedar fuera de las decisiones que nos afecten a todos, y yo no voy a aceptar que nadie juegue con la soberanía nacional, porque así lo pienso y porque soy el presidente del Gobierno», ha enfatizado entre aplausos y voces de «¡Viva España!» y cánticos de «¡Yo soy español!» por parte de los jóvenes del PP.

Rajoy ha insistido en que aún hay muchas cosas que hacer conjuntamente, como trabajar en Europa, integrarse más y suprimir fronteras y aranceles por un mundo mejor.

«Lo que no vamos a aceptar y en donde no vamos a estar nosotros es en los juegos de división, enfrentamiento y regreso al pasado. Nosotros -ha precisado- estamos en el futuro, y el futuro se llama España y Europa».