Previous Next
4

El ministro español de Industria Y Comercio, José Manuel Soria, dijo hoy en Londres que España va camino de registrar «un año récord para el turismo», en el que el Reino Unido se consolida como principal país emisor.

En la rueda de prensa de inauguración de la feria turística World Travel Market, que se celebra hasta el jueves en el recinto ExCel, el ministro aseguró que «las señales son favorables» para mejorar incluso las previsiones.

De enero a septiembre de 2013 se registra «un año récord de turismo en todo el mundo y en España», con un aumento del 4,6% en el número de visitantes en este país respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 48,8 millones de turistas.

Puesto que la previsión para invierno «supera las expectativas», puede deducirse que podría cerrarse el año en cifras récord -desde que empezaron a computarse en 1995-, si bien el ministro prefirió no dar ninguna estimación sobre el volumen total a final de 2013.

Incremento del gasto

En España, además de aumentar el número de turistas de enero a septiembre, se ha incrementado también el gasto en el 7,3 %, con un volumen total de 47.000 millones de euros, indicó el responsable de Turismo del Gobierno de Mariano Rajoy.

En cuanto a las previsiones de invierno, «persiste la tendencia alcista», con un aumento de la capacidad aérea en 720.000 plazas y un incremento del 1 % de las reservas de paquetes turísticos.

Frente a otros destinos, España tiene de cara a la temporada invernal una cuota de reservas del 33,9 %, frente al 31,7 % del mismo periodo de 2012-13.

El Reino Unido se confirma como primer mercado para el Estado español, que es «el destino preferido de los británicos», que suponen un 24 % de todos los visitantes, señaló el ministro.

De enero a septiembre, el número de turistas británicos ha aumentado un 4,4 %, hasta 11,7 millones, lo que lleva a esperar que la cifra total al final del año pueda ser superior a la previsión de 13 millones de visitantes.

El gasto de las personas procedentes del Reino Unido ha aumentado un 5,5 % respecto al mismo periodo de 2012, hasta 9.700 millones de euros, mientras que el gasto medio por persona sube un 1,2 %, hasta 834 euros, y el gasto diario un 1,8 %, hasta 95 euros.

Noticias relacionadas

Persistencia del paro

Este será para España «un buen año turístico», declaró el ministro, quien destacó que ello refleja la recuperación económica tanto en países como el Reino Unido como en la propia España.

En este sentido, Soria subrayó que, aunque persisten problemas importantes, como el desempleo, se registra en la economía española «mejor comportamiento que hace un año».

No obstante, existen debilidades, como por ejemplo «que aún no fluya la financiación bancaria» y que «el consumo no tire como debería hacerlo».

Las «señales favorables» son que ha mejorado el coste de la financiación internacional, pues se ha pasado de una prima de riesgo de 600 puntos básicos a la de hoy, que está por debajo de los 230, y a un rendimiento del bono del tesoro a 10 años por debajo del 4 %, cuando hace doce meses estaba en el 10 %, precisó.

Soria dijo que la mejora de «la confianza y la credibilidad de la economía española», con una mayor llegada de capital extranjero para inversiones, confirma que la política económica del Gobierno es «la adecuada».

«El Gobierno va a persistir en su política de consolidación fiscal y reformista», recalcó.

Reordenación

El ministro aseguró también que la reducción del presupuesto para la cartera de Industria y Turismo -como en los otros departamentos del Gobierno- no afectará a su rendimiento, pues, aun con menos recursos puede «mejorarse la eficiencia», por ejemplo mediante internet.

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), que pronostica un crecimiento global del turismo de un 5 %, España «es el primer destino turístico vacacional del mundo y el preferido por los turistas europeos».

Para mejorar la rentabilidad del sector -recordó Soria-, el Gobierno puso en marcha el plan nacional integral de turismo, que preveía, entre otras iniciativas, la reordenación de la red de oficinas de turismo en el exterior, mayor implicación del sector privado en Turespaña, potenciación de la marca España y agilización de visados desde países emergentes como China o Rusia.