Previous Next
3

El extesorero del PP Álvaro Lapuerta se ha negado hoy a declarar ante el juez Pablo Ruz sobre la contabilidad B en el partido debido a su delicado estado de salud, pero ha afirmado que cuando mejore lo hará y aportará «datos» a la investigación, y que en sus anteriores comparecencias dijo la verdad.

En un breve escrito leído ante el juez Ruz, Lapuerta ha explicado que sus médicos le han dicho que la tensión y el esfuerzo de memoria que supone una comparecencia le pone en riesgo por sus problemas vasculares, por lo que ha seguido el consejo de su familia y abogado de acogerse a su derecho a no declarar, han informado fuentes jurídicas.

El que fuera tesorero del PP hasta 2008, cuando Luis Bárcenas ejercía de gerente de la formación, ha indicado que si bien su estado físico ha mejorado desde las dos caídas que ha sufrido este año (una de ellas le dejó en coma), psicológicamente aún no está en buenas condiciones.

Sin embargo, el extesorero de 86 años imputado en la causa ha explicado que está dispuesto a colaborar con la justicia y declarar cuando mejore porque tiene información que aportar. «Tengo datos», ha dicho escuetamente, aunque no ha detallado en qué consisten.

En ese momento, han informado las fuentes, el juez Ruz le ha avisado de que esta podría ser la última vez que tenga la posibilidad de declarar en la fase de instrucción del caso y que, si este prosperara, la próxima comparecencia podría darse ya en el juicio oral.

Patrimonio

En su breve exposición, Lapuerta ha apuntado que su patrimonio es visible y el origen de sus fondos es conocido, y ha destacado que ha dado instrucciones a su letrado, Cristóbal Martell, para que exhiba en la instrucción sus cuentas corrientes.

Asimismo, ha asegurado que dijo la verdad en sus anteriores declaraciones ante el fiscal anticorrupción el pasado febrero y ante el juez en marzo.

Lapuerta ha llegado en coche a la Audiencia Nacional acompañado por su abogado, ayudado con un bastón y asistido por un hombre que le cogía del brazo.

El extesorero sufrió en abril una caída que le llevó a estar en coma y que le dejó secuelas que, según los peritos, desaconsejaban su declaración, pero el juez estimó que debía «dársele la posibilidad de ofrecer las explicaciones que en el ejercicio de su derecho de defensa tuviere por oportunas».

Esta es la tercera vez que Lapuerta es citado para comparecer por el caso Bárcenas, después de que ya lo hiciera el 7 de febrero ante la Fiscalía Anticorrupción y el 22 de marzo ante Ruz.

En la primera ocasión dijo no haber visto nunca los papeles y no reconoció los donativos de empresarios y pagos a altos cargos del partido que en ellos se muestran.

En la segunda, se ratificó ante el juez en su primera declaración ante el fiscal Antonio Romeral y afirmó que no tenía más que añadir a ella.

Bárcenas, en cambio, afirmó al juez en julio que los vistos buenos que aparecen en los manuscritos son de Lapuerta y que este conocía los donativos en metálico de los empresarios, puesto que los percibía en persona en su despacho de la calle Génova en presencia del propio Bárcenas.

Durante su segunda comparecencia, miembros de la policía científica practicaron una prueba de escritura a Lapuerta que se ha contrastado, junto a otros documentos, con los vistos buenos que aparecen en los márgenes de los manuscritos, que Bárcenas le atribuye.

A este respecto, peritos caligráficos concluyeron la semana pasada en un informe que no se puede concluir que esas rúbricas sean de Lapuerta, puesto que se trata de una «simple rúbrica» y de «trazos ilegibles» que ni siquiera se puede atribuir a una misma persona.