25

El comité de doce expertos designado por el Gobierno para diseñar el factor de sostenibilidad de la Seguridad Social propone que las pensiones sólo aumenten si los ingresos del sistema suben por encima de la tasa de crecimiento real del número de pensiones.

La comisión recomienda que este factor de revalorización anual (FRA) de las pensiones comience a aplicarse a los pensionistas actuales dentro del periodo 2014-2019, lo que supondría acabar con el sistema vigente, según el cual las prestaciones suben conforme a la evolución de los precios.

No obstante, el comité recomienda que la prestación de los pensionistas actuales nunca disminuya nominalmente por la aplicación de este factor, con lo que en el peor de los casos -"situaciones excepcionales"- quedaría congelada, ha explicado en rueda de prensa uno de los doce expertos, Rafael Domenech.

Según ha explicado, el FRA lo que hace es «ligar la revalorización anual de las pensiones al éxito de la economía y de la sociedad».

El mecanismo de revalorización es una de las dos bases del factor de sostenibilidad ideado por los expertos, que también se sustenta en el factor de equidad intergeneracional (FEI), que permite adaptar el cálculo de la pensión de los nuevos jubilados al aumento de su esperanza de vida respecto a la que tenían quienes se jubilaron con la misma edad en un momento anterior.

En este caso, los expertos recomiendan su aplicación sólo a los futuros jubilados dentro del periodo 2014-2019, no a los actuales, por lo que creen que serán «relativamente pocos» los afectados cada año.

Según el informe, la aplicación del FEI implicará un ajuste a la baja en el cálculo de la pensión inicial, de alrededor del 5 % cada diez años, como consecuencia de que la pensión se disfrutará durante más tiempo al aumentar la esperanza de vida.

El FEI se aplicaría una única vez a los nuevos jubilados en el cálculo de su primera pensión y tendría el efecto de hacer variar la pensión inicial con la esperanza de vida de cada oleada de nuevos jubilados.

Sin embargo, los expertos entienden que «es poco probable» que implique una caída de la pensión inicial en términos reales, porque su cálculo no sólo se basará en el FEI, sino también en el crecimiento económico o el número de años cotizaciones.

Los expertos han querido enviar a la ciudadanía un mensaje de «tranquilidad y certidumbre», porque consideran que «lo más probable es que las pensiones medias reales vayan ganando poder adquisitivo.

Al respecto, Domenech ha explicado que el único «riesgo potencial» es que la pensión media real disminuya respecto al salario medio real.

En la rueda de prensa ha estado presente uno de los expertos que ha emitido un voto particular, Miguel Ángel García, responsable del gabinete económico de CCOO, quien propone que la entrada en vigor de los dos componentes del factor de sostenibilidad no se ponga en marcha hasta 2019.

García, que ha votado a favor del conjunto del informe, cree que hasta esa fecha hay margen en el Fondo de Reserva (la hucha de las pensiones) y que hay que dar más tiempo a la sociedad para asimilar los cambios.

No han estado presentes ni Santos Ruesga, el único experto que ha votado en contra, ni José Luis Tortuero, que se ha abstenido, en cuyos votos particulares expresan «su desacuerdo total» con cuestiones como ligar la revalorización de las pensiones a los ingresos del sistema o aplicar el factor de sostenibilidad de manera inmediata, en lugar de esperar al menos hasta 2030.