1

La Estrategia de Seguridad Nacional sigue teniendo a ETA como objetivo aunque su capacidad es muy reducida ya que cuenta como máximo con cien activistas. Pero, ¿qué queda de la banda? Apenas veinte miembros de la organización terrorista siguen al frente de los aparatos político, logístico, internacional, económico... prácticamente inactivos, aunque las fuerzas de seguridad no se fían.

Fuentes de la lucha antiterrorista sitúan a cinco terroristas en el comité ejecutivo o «zuba» de la banda: José Antonio Urrutikoetxea, ‘Josu Ternera’; Iratxe Sorzabal, ‘Ezpela’; David Pla, ‘Minzo’; Joseba Iñaki Reta de Frutos, ‘Zukaitz’ y José Luis Eziolaza, ‘Dienteputo’.

Junto a los «jefes» de ETA, la banda conserva en el aparato político a Mikel Irastorza; Egoitz Urrutikoetxea, hijo de «Josu Ternera», y Juan Cruz Maiztegi, ‘Pastor’, veterano activista.

En el logístico enmarcan a Xabier Goyenetxea, ‘Goyele’; Tomás Elgorriega, ‘Teo’, y Reta de Frutos, también en la dirección, y que, según las fuentes, es de los últimos en incorporarse a la banda.

Desmantelado

Interior da por desmantelado el «núcleo esencial» de este aparato, tras las detenciones en Francia el pasado 7 de mayo de seis terroristas encargados del control de zulos, la falsificación de documentos y el robo de vehículos.

Para su reemplazo, la banda cuenta con cuatro miembros adscritos al talde de reservas en Francia, Reino Unido, Bélgica o Italia -Anartz Arrabarri, Mikel Barrios, Sabin Mendizabal y Oier Egidazu-, indican las fuentes, que además cifran en una docena los miembros huidos que militaban en las filas de Segi, el entramado de apoyo juvenil que anunció su disolución en junio del pasado año.

Además del comité ejecutivo y los aparatos político y logístico, ETA dispone, según las fuentes, del talde de adquisición de material con Eneko Agirresarobe como único responsable y del aparato internacional, con Nekane Txapartegi, ‘Txatarra’.
De las finanzas de la banda se encarga ‘Dienteputo’, el histórico etarra que formó parte del «comando Donosti» y que figura también en la «zuba».

En el frente «makos», el de los presos, tres etarras dirigen a sus acólitos desde las cárceles francesas: Mikel Albisu, conocido como ‘Mikel Antza’, que fue jefe político de ETA; la compañera de éste Soledad Iparragirre, ‘Anboto’ y Lorentxa Gimon.


Xabier Alegria, Anabel Egües y Jon Olarra encabezan el colectivo de reclusos en las prisiones españolas.