La exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez, durante las declaraciones a la prensa en la puerta de su domicilio.

2

La exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez, ha enviado un escrito al Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid en el que denuncia la interceptación de sus comunicaciones, incluidas conexiones en el wifi de su domicilio, y pide protección porque teme por su integridad física. En el escrito, Álvarez manifiesta al juzgado que ha tenido conocimiento de que «durante un periodo de tiempo que no puedo determinar se han manipulado e interceptado de manera totalmente ilegal mis comunicaciones de toda clase, tanto telefónicas, como telemáticas, vulnerando mi intimidad sin mi consentimiento».

Álvarez asegura al juez que «se me han realizado una serie de conexiones a través de mi wifi, provocando un ataque por fuerza bruta denominado WASH, habiéndose apropiado de todos mis datos, privados y personales, así como los profesionales».

Seguimiento

También explica al juez que ha tenido conocimiento por diversos medios de comunicación que han podido ser grabadas ilegalmente conversaciones suyas estrictamente personales y privadas.

«Al parecer, he sido objeto de seguimiento, control y vigilancia por entidades privadas y personas, sin mi conocimiento ni consentimiento, (...) pretendiendo así obtener y extraer de forma ilegal información y datos referentes a la relación que mantuve en su día con el señor Jordi Pujol Ferrusola y sus actividades», añade el escrito.

Tras recordar que ella es la denunciante del proceso que instruye el Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid (diligencias previas 141/2012-W) por las actividades financieras del hijo del expresidente catalán, Álvarez denuncia que los seguimientos y escuchas son una «presión y coacción sobre mi persona con clara tendencia intimidatoria».