El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se reunió ayer con el alcalde de Barcelona, Xavier Trias. | TONI GARRIGA

10

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha considerado que la intención del Gobierno central de tutelar la acción exterior de las autonomías es un «signo del nacionalismo español más rancio, más obsoleto y más cerrado», y le ha reprochado que quiera poner puertas al campo, según ha dicho en rueda de prensa después de reunirse con el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

Lo ha dicho tras saberse que Exteriores prepara una ley que permitirá a las comunidades actuar en el extranjero en el ejercicio de sus competencias, pero siempre que informen al Ministerio de Exteriores de sus propuestas de viajes, visitas y actuaciones con proyección exterior, según publica El País .

Mas ha reivindicado el rol de Barcelona y Catalunya en la proyección de España, y ha asegurado que esta comunidad es la líder en este campo en relación a las economías del sur de Europa: «Gracias a Barcelona y Catalunya, el conjunto del Estado tiene más proyección internacional en el mundo que sin nosotros».

«No nos pueden poner puertas al campo», ha reclamado, y ha avisado de que el siglo XXI no es momento de países cerrados con sus fronteras, un modelo que no cumple con las condiciones de las economías, ante lo cual ha tildado de absurdas las intenciones del Gobierno.