Cayo Lara y otros miembros del partido cantan ‘La Internacional’ tras ser reelegido coordinador federal de IU. | Efe

5

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, fue reelegido ayer por unanimidad en la X Asamblea Federal de la formación, de la que sale una imagen de solidez, unidad y cohesión necesaria, según dijo, para convertirse en alternativa real de Gobierno.

La elección de Lara representa una situación casi inédita en IU, donde desde hace casi 20 años no se había conseguido presentar una única candidatura, como ha ocurrido en esta asamblea, que finalizó con un llamamiento del coordinador a sus militantes: «Mañana, al tajo, a las movilizaciones, a las mareas».

Cayo Lara se puede sentir mucho más satisfecho que hace cuatro años con esa unanimidad que supone casi el doble del respaldo que logró hace cuatro años, cuando obtuvo un 55 por ciento de apoyos.

En su candidatura se han integrado todas las sensibilidades de la formación junto a representantes de movimientos sindicales, como el ‘número dos’ de CCOO, Ramón Gorriz, y Salce Elvira, y sociales, entre los que destacan los miembros de la Plataforma Afectados por la Hipoteca (PAH) Chema Ruiz y José Martínez Coy.

Veteranos

Los nombres del alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, o del anterior coordinador de Madrid, Gregorio Gordo, se mezclan en esa lista junto a los de los dirigentes de Izquierda Abierta Gaspar Llamazares y Montserrat Muñoz, y los de toda la ejecutiva saliente.

Éstos representan el 70 por ciento del Consejo Político, máximo órgano de gobierno de IU, cuya elección se completará en enero con la designación del otro 30 por ciento de sus miembros.

En la candidatura de 158 nombres avalada ayer en la asamblea con un 84,85 por ciento de los votos, los jóvenes, representados por Cristina González y Julián Sánchez, ganan peso y se mantiene el de veteranos, entre ellos Felipe Alcaraz, a punto de cumplir los setenta años.

Todos ellos encabezarán el proyecto con el que IU quiere convertirse en alternativa de Gobierno y que ha quedado reflejado en la «declaración de Madrid», avalada en la asamblea por el 98,6 por ciento de los delegados.

Los tres documentos que han centrado los debates durante el fin de semana, el político, el económico y el de Estatutos, se han englobado en esa declaración, que marca la hoja de ruta para arrebatar la hegemonía y el poder a la derecha.

El documento llama a movimientos sociales y plataformas como el 15-M a integrarse en IU y asumir el protagonismo en la «rebelión democrática».