2

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha asegurado este viernes que la decisión del Gobierno de no revalorizar las pensiones con arreglo al IPC de noviembre, información que le ha trasladado la propia ministra de Empleo, Fátima Báñez, por teléfono, es «una noticia muy mala» porque «agrava aún más la situación de los pensionistas», que ya están sosteniendo a muchas familias.

En rueda de prensa en el marco del comité confederal de UGT, Méndez ha asegurado además que la subida de las pensiones prevista para el próximo año, del 1% para los pensionistas que cobren más de 1.000 euros y del 2% para los que ganen por debajo de esa cifra, «ni de lejos contribuye a enmendar el impacto tan negativo que provoca la no revalorización de las pensiones».

Según Méndez, con éste son «dos palos muy duros» los que el Gobierno ha dado en 2012 a los pensionistas, después de haber introducido el «repago de los medicamentos».

Por otro lado, preguntado por si esta decisión pudiera estar vinculada a la visita ayer del secretario general de la OCDE, Angel Gurría, el líder de UGT se ha limitado a decir que la ministra de Empleo no le ha trasladado ningún tipo de «correlación».

PIDE LA PALABRA SOBRE EL FONDO DE RESERVA

Asimismo, sobre la decisión de reformar la Ley General de la Seguridad Social para extraer 4.000 millones de euros del fondo de reserva para sufragar la pensión de diciembre y la paga extra, ha subrayado que «lo lógico» sería que se hiciera con el acuerdo de los agentes sociales y a través de un proyecto de Ley.

En este sentido, ha mostrado su temor por que el Gobierno utilice la necesidad de extraer nuevos fondos de la 'hucha de las pensiones' «como argumento» para modificar posteriormente la normativa en pensiones que debería entrar en vigor en enero de 2012.

De hecho, ha asegurado que habrá que «estar muy atentos» a los cambios que prevé introducir el Gobierno en el caso de la jubilación parcial y anticipada --cuestión que ya ha remitido al Pacto de Toledo--, y ha recordado que estas modalidades ya fueron revisadas en la última reforma de las pensiones de principios de año.

«Si se planteara sobre el marco jurídico que debe entrar en vigor en enero de 2013 una reforma para recortar y dificultar más la jubilación parcial o anticipada sería un elemento muy negativo. Lo que procede es que el Gobierno respete el acuerdo», ha añadido.

LA «PREOCUPANTE» ACTUACIÓN DEL GOBIERNO

Por otro lado, Méndez ha considerado «preocupante» que el Gobierno haya tomado el «hábito» de retardar la toma de este tipo de decisiones, con la consiguiente «incertidumbre».

«*Por qué no se dijo con anterioridad? *Por qué se ha mantenido en la incertidumbre a nueve millones de personas en este país?», ha planteado Méndez en relación a la supuesta demora en la decisión sobre la revalorización de las pensiones.

«Al menos es la segunda vez que ocurre cuando hay por medio unas elecciones. Ya ocurrió con los Presupuestos Generales del Estado para 2012, cuando se supeditó el dar publicidad a los recortes a los intereses del PP de cara a los comicios de Andalucía y Asturias, y en este caso ha ocurrido algo similar», ha dicho para añadir, que «estos hábitos desde el punto de vista democrático no son de recibo».

Dicho esto, ha manifestado que la resolución del Comité Confederal de UGT contempla que el sindicato «apoyará todas las movilizaciones sectoriales o de cualquier tipo que expresen el rechazo a las políticas del Gobierno» y mantendrá «la movilización sostenida en el tiempo».