El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, durante la rueda de prensa que ofreció hoy para explicar los acuerdos aprobados en la Comisión Permanente, entre los que destaca un documento referido al proyecto de ley de "muerte digna", un texto que podría, según los obispos, "encubrir prácticas eutanásicas". EFE/Luca Piergiovanni ESPAÑA OBISPOS PERMANENTE - MADRID - C.MADRID - ESPAÑA - Luca Piergio | Efe

3

La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ha expresado ayer su «gran inquietud» por las propuestas políticas encaminadas a la «desintegración unilateral» de la unidad de España y ha exhortado «encarecidamente» al diálogo entre todos los interlocutores políticos y sociales.

«Se debe preservar el bien de la unidad, al mismo tiempo que el de la rica diversidad de los pueblos de España», señala la declaración aprobada con el voto a favor de 17 obispos y cuatro abstenciones (precisamente son cuatro los obispos catalanes en la comisión permanente), que expone que el malestar social «no debería ser alimentado como excusa para la promoción de ningún interés político o económco particular».

Antigua nación

«Ninguno de los pueblos o regiones que forman parte del Estado español podría entenderse, tal y como es hoy, si no hubiera formado parte de la larga historia de unidad cultural y política de esa antigua nación que es España», subraya la Conferencia Episcopal Española (CEE).

El portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, ha destacado que «propuestas políticas encaminadas a la desintegración unilateral de la unidad de la antigua nación, que es España, causan una gran inquietud a los obispos, porque esa posición unilateral sería un posición que no tiene en cuenta el conjunto».

La declaración, titulada «Ante la crisis, solidaridad», reconoce que «la tensión social crece y que determinadas propuestas políticas han venido a añadir elementos de preocupación en momento ya de por sí difíciles».