El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, durante su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo. | JUAN C.HIDALGO

29

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, ha dicho que el paso del régimen especial para los empleados de hogar al nuevo sistema de la Seguridad Social no ha reducido la «gran bolsa» de economía sumergida que todavía se está detectando. En su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo para informar del balance de la integración del régimen especial de empleados de hogar en el general, Burgos ha señalado que aunque se ha producido un aumento del 28,31% en el número de afiliados al nuevo sistema, no ha supuesto más recaudación, sino «todo lo contrario».

Así, ha explicado que entre enero y julio la recaudación ha caído en 12,59 millones, es decir, un 4% menos que en el mismo período del año pasado, lo que a final de año la pérdida se situaría en unos 63 millones. Además, ha indicado que la transición de un régimen anterior a un nuevo sistema no ha sido especialmente complicada para los trabajadores fijos que trabajan para un solo empleador, pero sí para los trabajadores discontinuos que lo hacen para dos o más empleadores.

Afectados

Burgos ha señalado que ha habido una parte de la población -las personas de más edad- que se ha visto especialmente afectada por los trámites para afiliar a sus empleados, sobre todo en los casos en los que el empleado tiene un salario que varía mensualmente, porque han percibido los trámites como algo «complicado de gestionar».

Según el secretario de Estado, a 31 de agosto había 378.427 empleados afiliados del sector del hogar, de los que 374.604 estaban en el sistema especial y 3.823 en el extinguido régimen especial.