El presidente de la Generalitat, Artur Mas, en el hemiciclo del Parlament de Catalunya, en un receso de la segunda sesión del debate de política general de la comunidad. | Andreu Dalmau

56

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha planteado hoy la posibilidad de realizar un referéndum sobre la autodeterminación de la región, un día después de anunciar el adelanto de las elecciones en la comunidad autónoma, que está fuertemente endeudada y en la que ha aumentado el sentimiento independentista.

Mas, que gobierna Cataluña en minoría desde hace dos años, ha subido el tono de las reivindicaciones del partido nacionalista de centroderecha Convergencia i Unió tras una masiva manifestación este mes y, sobre todo, tras la negativa del Gobierno central a negociar un pacto fiscal propio para la que es una de las regiones más ricas de España.

«La consulta se ha de producir en cualquier caso», afirmó Mas en el debate sobre política general que se está celebrando desde el martes en el Parlamento catalán.

«Si se puede hacer por la vía del referéndum porque el Gobierno español lo autoriza, mejor; si el Gobierno español da la espalda y no autoriza ningún tipo de referéndum o de consulta, se ha de hacer igual», agregó.

Noticias relacionadas

Mas no ha pronunciado hasta ahora la palabra independencia, pero tras la manifestación en Barcelona - a la que acudieron un millón y medio de personas, según los organizadores - ha insistido en que Cataluña debe disponer de los instrumentos de un estado propio, especialmente en el ámbito fiscal, que esté integrado en la Unión Europea.

El miércoles señaló que durante la legislatura tras las elecciones del 25 de noviembre - en la que CiU es favorita - los catalanes deberían poder decidir su futuro, sobre todo si dan la mayoría a ciertos partidos, pero recalcó que no busca un proceso de ruptura.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo el martes que el Gobierno central va a responder «de forma firme y serena» a una eventual consulta popular y advirtió a Mas en contra de abrir una «nueva crisis» ante las dificultades económicas actuales.

En un encuentro celebrado la semana pasada, el presidente Mariano Rajoy rechazó negociar un nuevo régimen de financiación para Cataluña, que ha solicitado un rescate de 5.000 millones de euros. Mas considera que el actual sistema perjudica económicamente a Cataluña, y argumenta que aporta mucho más al Estado de lo que recibe.

La posible independencia de Cataluña afronta numerosas complicaciones legales, empezando por la Constitución española, que establece la «indisoluble unidad» de España en su artículo segundo.