Trabajadores de Canal 9 realizaron ayer una protesta en el exterior de la sede de la televisión autonómica. | Kai F

1

Radio Televisión Valenciana (RTVV) presentará una propuesta de Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que podría afectar a un máximo de 1.295 trabajadores, de forma que la plantilla se reduciría a 400 empleados, según ha anunciado el ente autonómico. Nada más conocerse la posible reducción de empleos, algunos trabajadores de la cadena de televisión autonómica han boicoteado las emisiones.

La cadena autonómica de la Comunidad Valenciana ha avanzado que la aprobación de la iniciativa de regulación de empleo se abordará en el pleno del Consejo de Administración del próximo miércoles 18 de julio. Se trata de un ERE que adelgazaría el ente autonómico de 1.695 trabajadores -incluidos los que se encuentran en excedencia y los liberados sindicales- a 400 empleados.

Protestas

De esta manera, RTVV podría pasar de tener 1.247 empleados en Televisión Valenciana (TVV) a tener 253; así como de tener contratadas 247 personas en el ente, a que haya 74. Del mismo modo ocurriría en la emisora Radio Autonomía Valenciana (RAV), que, de tener 170 trabajadores pasaría a contratar 67, y con NouMultimedia, donde sólo mantendrían su puesto 6 de los 31 empleados actuales.

Canal 9 no ofreció el habitual informativo de las 21.00 horas y tuvo que emitir como redifusión el de las 20.00 horas del canal 9-24 horas. Esta incidencia se produjo después de que las protestas de un centenar de trabajadores impidiera ayer al mediodía la emisión de las noticias de las 14.00 horas.

Tras el sumario de las noticias más destacadas del día, la presentadora del informativo -que es la del 9/24- pidió perdón a la audiencia por no haber ofrecido el informativo de las 14.00 horas, mientras en pantalla aparecían imágenes de la ocupación del plató por parte del comité de empresa y trabajadores.

Durante la protesta del mediodía, los espectadores pudieron ver en pantalla a cerca de un centenar de trabajadores en el plató de informativos mientras algunos de sus representantes, megáfono en mano, explicaron que están dispuestos a «luchar» por defender sus puestos de trabajo.