Jorge Fernández Díaz, ayer durante su discurso tras tomar posesión del cargo. | V

1

El nuevo ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se estrenó en su toma de posesión lanzando una advertencia a la banda terrorista ETA, a la que avisó de que el cese definitivo de su actividad decretado el pasado 20 de octubre es «insuficiente» y que «tiene que dejar de existir».

El ministro se felicitó del anuncio de ETA de un abandono definitivo de su actividad terrorista, pero dejó claro que si la banda ha tomado esta decisión ha sido gracias a la acción «implacable e impecable» de las Fuerzas de Seguridad, jueces y fiscales y del conjunto de las instituciones.

Alegría razonable

«Es razonable que nos alegremos de que la banda diga que deja definitivamente las armas, pero aunque es condición necesaria, no es suficiente y tiene que dejar de existir», señaló

Fernández Díaz añadió que las unidades de la lucha antiterrorista van a seguir activas hasta que ETA diga que deja de existir y se pueda comprobar.

En su segundo mensaje se centró en la seguridad ciudadana y en el mantenimiento de la paz social en la calle. Advirtió que se van a vivir «tiempos recios y complicados» y, en ese sentido, añadió que se requerirá de «mano derecha e izquierda y saber ejercer inteligentemente la autoridad».