El candidato a la presidencia Mariano Rajoy, junto Alberto Nuñez Feijóo. | Europa Press

12

El Partido Popular avanzó ayer lo más destacado de su programa electoral, en el que advierte que no negociará con ETA y sí promoverá el reconocimiento y memoria de las víctimas del terrorismo, si bien no aclara qué hará con los presos. Además, no derogará pero sí cambiará la actual ley del aborto para «reforzar la protección del derecho a la vida». En el terreno económico destaca su medida de fomentar fiscalmente el ahorro a largo plazo a través de una nueva deducción del IRPF, la de bajar impuestos a las rentas de capital y la de facilitar posibles bajadas de sueldos con pactos en cada empresa. En materia de vivienda cambiará la Ley Concursal para liberar a los deudores tras la ejecución del patrimonio embargable.

Pese a que hasta hoy en Santiago de Compostela no será aprobado, ya se conoce una parte del programa electoral del Partido Popular para las próximas generales. En él destaca la negativa popular a cualquier forma de negociación con ETA.
En el capítulo titulado «La derrota de ETA», el PP advierte, como «principio básico de la política de seguridad del Estado», que no negociará con la banda terrorista ni por la presión de la violencia, ni por el anuncio de su cese. Por el contrario, sí promoverán el reconocimiento y la memoria de las víctimas.

Respecto a la cuestión de la ley del aborto, los populares han anunciado que no derogarán, pero sí cambiarán la actual ley para «reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores». Se espera que eliminen la posibilidad de que las menores de 16 años puedan acudir a interrumpir un embarazo sin conocimiento de sus padres.

Ahorro

En el terreno económico destaca el compromiso popular a fomentar fiscalmente el «ahorro a largo plazo» en el caso de ganar las próximas elecciones generales. Lo hará a través de la creación de una nueva deducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por el incremento anual del ahorro, que incluya la adquisición de vivienda habitual.

En la reforma fiscal propuesta por el PP se incluye la elevación de los mínimos familiares en el IRPF, para adaptarlos mejor sobre todo para las familias numerosas. Además, contempla que en el impuesto de sociedades se generalizará la aplicación a las empresas de reducida dimensión el tipo impositivo del 220 por ciento.