José Blanco, durante su intervención en la primera jornada de la convención del PSOE que se celebra en Zaragoza. | Efe

15

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ensalzó ayer la «grandeza» del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, al liderar las reformas contra la crisis, y ante las perspectivas electorales de su partido, advirtió: «No tenemos vocación de quemarnos en la hoguera».

Chaves se expresó así en la inauguración de la convención autonómica que el PSOE celebra en Zaragoza y que cree que va a servir para que el partido se «rearme» políticamente.

También se manifestó en este sentido el ministro José Blanco, quien realizó una cerrada defensa del presidente del Gobierno, pidió al PSOE que, ante los ataques que sufre su líder, le defienda, y ha destactó sus cualidades: «Nunca conocí un socialista mejor».

El vicesecretario general del PSOE no aludió en ningún momento al debate sucesorio en el seno del partido, pero aprovechó el final de su alocución para subrayar que frente a tantas descalificaciones que están soportando los socialistas por parte del PP, él quería proclamar un sentimiento especial.

«Me siento orgulloso de José Luis Rodríguez Zapatero, de sus valores, de su coraje», recalcó antes de aseverar: «Nunca conocí un socialista mejor». En esa línea, insistió: «Nunca se ha hecho tanto por modernizar el país en tan poco tiempo; nunca he visto a nadie hacer más por la igualdad en este país; nunca he visto nadie con mayor compromiso con la protección social».

Asimismo, aseguró que «nunca antes se habían reconocido tantos derechos a quienes siempre se les negaron los derechos». De ahí que dijera que él siente y cree que todos los socialistas deben sentir también una «obligación moral y política»: «Defender a quien más nos defiende».

Chaves, previamente, dedicó buena parte de su intervención a elogiar el acuerdo logrado en materia de pensiones entre el Gobierno y los agentes sociales, a los que agradeció igualmente su responsabilidad. Un acuerdo que calificó de gran noticia para todos y por el que felicitó al Ejecutivo por haber tenido «una visión estratégica» y demostrado su capacidad de consenso.

«Los socialistas tenemos muy claro el rumbo, sabemos muy bien lo que queremos y lo vamos a seguir haciendo con firmeza, convicción y plena respon- sabilidad», añadió, precisando que esas son las condiciones que ha de tener un liderazgo y que son difíciles de llevar a la práctica en momentos de crisis.

A su juicio, la grandeza política socialista ha sido encarar siempre el futuro y, en un momento como el actual, «España vuelve a necesitar de todo el liderazgo del PSOE». «Hacer lo que hay que hacer en estas condiciones marca la grandeza del liderazgo del PSOE y, especialmente, la grandeza del liderazgo de su secretario general y presidente del Gobierno».


Sin miedo

Chaves aludió a las expectativas electorales de los socialistas asegurando que no tienen «ninguna vocación de quemarse en la hoguera» y quieren ganar la batalla a la crisis y las próximas citas electorales. «Vamos a hacer las dos cosas, no tengáis ninguna duda», arengó Chaves a los asistentes a la convención, a los que ha pedido que apoyen las reformas del Gobierno, las asuman en su integridad para explicarlas «sin complejos» y no miren con miedo el 22-M.

En la convención, según Chaves, va a quedar clara la apuesta del PSOE por la España autonómica frente a los «mensajes confusos» del PP, que cree que, obligado por José María Aznar, trata de imponer un modelo «centralista y caducado» que es una «carga de profundidad contra el Estado autonómico».

Frente a ello, garantizó: «Ni un paso atrás en el Estado de las autonomías».