La bolsa española subió el jueves por un rebote de títulos del sector bancario, que habían sido castigados esta semana por las dudas acerca de las pruebas de resistencia realizadas en julio al sistema financiero. Un alza de Wall Street contribuyó a apoyar la subida.

El principal índice, el Ibex 35 <.IBEX>, cerró con una subida de 126,7 puntos, o un 1,2 por ciento, a 10.712,9 puntos, mientras el Indice General de Madrid <.SMSI> ganó un 1,22 por ciento a 1.106,02 puntos. Las entidades financieras se vieron ayudadas en la sesión por expectativas de que los nuevos requerimientos del Comité de Basilea a la banca no sean tan duros como se había pensado inicialmente.

Las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado la semana pasada, hasta su menor nivel en dos meses, arrojando una luz de esperanza sobre el complicado mercado laboral de la primera economía mundial, al tiempo que el déficit comercial se redujo más de lo previsto.

Las acciones de los dos grandes bancos españoles, Santander <SAN.MC> y BBVA <BBVA.MC>, terminaron con avances del 1,33 por ciento y el 1,93 por ciento, respectivamente, al relajarse las preocupaciones sobre la deuda pública de la eurozona y la salud de su sistema financiero. Entre otros valores de gran capitalización, las acciones de Telefónica <TEF.MC> ganaron un 0,56 por ciento, las de la petrolera Repsol-YPF <REP.MC> subieron un 0,91 por ciento y las de la eléctrica Iberdrola <IBE.MC> avanzaron un 0,72 por ciento.