El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante una entrevista ayer en TVE, donde dio a conocer la postura del Ejecutivo ante el anuncio de ETA. | Efe

1

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, consideró ayer que el comunicado en el que ETA anuncia un nuevo alto el fuego es «insuficiente» porque la banda «tiene que dejar la violencia del todo, para siempre», y advirtió que el Gobierno no va a cambiar «un ápice» su política antiterrorista.

Éstas fueron las primeras consideraciones de Pérez Rubalcaba sobre el anuncio de ETA de cesar sus atentados en el comunicado difundido por Gara y la BBC, en el que la organización terrorista hace hincapié en que, «si el Gobierno de España tiene voluntad», está dispuesta a acordar lo que define como «los mínimos democráticos necesarios para emprender el proceso democrático».

Rubalcacaba aseguró que «no nos podemos fiar» y que por ello el Ministerio del Interior mantiene «intacta» su política antiterrorista, que no va cambiar un ápice, «ni una coma», insistió.

«Ojo»

El ministro recordó sus advertencias: «Digo una y otra vez ojo, ojo y cuidado porque nos están diciendo que hay un parón técnico, si fueron capaces de romper una tregua sin decirlo, ni le cuento un parón o como le llamen, un cese de la actividad armada».

«No me fío un pelo, ni yo ni las Fuerzas de Seguridad, porque tenemos razones y motivos para ello», recalcó.

Tras señalar que ETA para «porque no puede más» y con el fin de reconstituirse, advirtió de que «nadie puede engañarse».

El ministro explicó que la palabra 'insuficiente' refleja la posición de los partidos democráticos y hace referencia también a «los mínimos democráticos que la sociedad está imponiendo a la izquierda abertzale hoy ilegal para volver a la legalidad».

Por esas razones, «este comunicado está muy lejos de esos mínimos», según Rubalcaba, quien subrayó que es evidente que el Ejecutivo no está negociando con ETA.

Pérez Rubalcaba insistió en que los miembros de Batasuna «o rompen con ETA definitivamente o convencen a ETA de que deje definitivamente la violencia» para volver a la legalidad.

Se mostró convencido de que es muy difícil para Batasuna romper, pero dijo que las reglas deben quedar claras: «O lo dejas o no lo dejas, y si no lo dejas Batasuna tiene que tomar una decisión porque con ETA del brazo no va a entrar en las instituciones».