El presidente de la Generalitat, José Montilla (d), observa la marcha del líder de Convergencia i Unió (CiU), Artur Mas, tras la reunión que mantenida en el Parlament de Cataluña. | Efe

3

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no descarta modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial, después de que el Tribunal Constitucional (TC) sentenciara que algunos capítulos del Estatut catalán no se adaptan a la Carta Magna. Los artículos declarados inconstitucionales el pasado lunes son los que hacen referencia a que las autonomías tengan su propio órgano de gobierno de los jueces.

El Gobierno espera conocer el contenido de la sentencia sobre la constitucionalidad del Estatut para actuar. En principio, Zapatero está satisfecho con la sentencia, según fuentes de La Moncloa, porque el Tribunal ha mantenido los aspectos sustanciales del Estatut. La mayor parte de los recortes afecta al ámbito de la justicia y el Ejecutivo cree, a la espera de leer el texto definitivo que aún no se ha hecho público, que parte de los capítulos rechazados por el Constitucional podrían ser legales si se modifica la Ley Orgánica del Poder Judicial, una opción que en La Moncloa no descartan.

Visualizar

Mientras, el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el líder de CiU, Artur Mas, escenificaron ayer su firme voluntad de trabajar juntos para «recuperar» todo aquello que el TC ha recortado del Estatut y «defender la dignidad de Catalunya». La sesión de control en el pleno de ayer del Parlament sirvió para visualizar el compromiso tanto del presidente catalán como del jefe de la oposición para dejar de lado sus querellas partidistas, a pocos meses de las elecciones catalanas, y afrontar unidos lo que han definido como un momento de gran «trascendencia histórica».

Con ánimo de reflejar la gravedad del momento, Mas subió a la tribuna de oradores del hemiciclo para tender su mano: «La voz de Cataluña no quedará silenciada por una sentencia ni por un tribunal. El Parlament y el presidente de la Generalitat pueden contar con CiU para hacer respetar nuestra nación y defender nuestra dignidad como país».

Con similar tono trascendente, y lejos de las habituales puyas que suele intercambiarse con el líder de CiU cada quince días en los plenos parlamentarios, Montilla destacó que PSC y CiU, «las dos grandes formaciones políticas» del Parlament, «han hecho juntas el Estatut», han aprobado al unísono «la inmensa mayoría de las leyes que lo despliegan» y también «juntas lo tienen que defender» ahora.

Durante toda la sesión de control, Montilla reiteró su propósito de perseverar de ahora en adelante para «recuperar» el contenido del Estatut que el TC ha guillotinado: «Yo no renuncio a lo que el pueblo de Catalunya votó», subrayó. «No me siento derrotado, si acaso maltratado», afirmó. Por otra parte, han causado sorpresa las declaraciones de la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien aseguró ayer que se siente «satisfecha» con la sentencia del TC y confesó no irá a la concentración convocada el próximo 10 de julio.