La vicepresidenta De la Vega y sobre todo la ministra Bibiana Aído suenan para dejar su cargo en el Gobierno. | Efe

8

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, empezó a lanzar señales de que va a cambiar y reducir el Gobierno el pasado miércoles 9 de junio. De forma ambigua, el presidente dejó abierta la posibilidad de suprimir ministerios o, lo que es lo mismo, realizar una remodelación en su Gobierno. Moncloa insiste en que se refería a una reforma de la Administración, pero fue decirlo y se dispararon todo tipo de especulaciones. Y es que en el Gobierno y en el PSOE hay un clamor sobre la necesidad del cambio en el Ejecutivo.

Dirigentes del partido creen que es imprescindible hacer un gabinete de crisis muy reducido y de pesos pesados para afrontar los durísimos meses que vienen por delante. En este contexto se da por hecho que pueden desaparecer los ministerios de Vivienda e Innovación; tal vez Cultura e incluso, aunque hay muchas más dudas, Igualdad, una de las señas de identidad de Zapatero.

Dentro del PSOE se extiende la opinión de que la remodelación debe ser tan a fondo que incluso afecte a alguna vicepresidencia con el objetivo último de dar una imagen nueva que de la sensación de haber aireado el entorno del presidente del Gobierno. De la Vega vuelve a estar una vez más en cuestión; Elena Salgado también está en entredicho, sobre todo por su escaso peso internacional y Manuel Chaves, a quien se valora por su experiencia política, sigue sin tener competencias claras.

Rubalcaba y Blanco

En medio de la tormenta, el Gobierno y el PSOE se agarran a Rubalcaba y Blanco, que ejercen de mucho más que ministros mientras se critica la ausencia y desaparición de otros miembros del Gobierno que permanecen escondidos, como el ministro de Industria, Miguel Sebastián, o la ministra de Defensa, Carmen Chacón, según informó la Cadena Ser. Dirigentes del partido reclaman la vuelta al primer plano de pesos pesados alejados de Zapatero como Joaquín Almunia o Ramón Jáuregui.

En el PSOE son conscientes de que o dan la batalla al máximo nivel o están perdidos. La otra pregunta es cuándo realizará la remodelación de Gobierno, todo indica que será antes de las vacaciones de verano, pero en este punto nadie se atreve a opinar de forma categórica.