0

El hasta ahora director del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM), Romà de la Calle, ha presentado su dimisión en una carta dirigida al responsable de Cultura de la Diputación de Valencia donde muestra su disconformidad con la censura, la falta de libertad y las órdenes de expurgar fotografías de la exposición «Fragments d'un any». En la misiva, De la Calle reconoce que, como director, él era «el responsable de las exposiciones programadas en el museo», propiedad de la Diputación de Valencia (en manos del PP), aunque agrega que prefiere ejercitar «la aplicación de la ética siempre con las debidas formas, nunca a golpes de canon o de normativas ciegas».
La dimisión de Romà de la Calle como director del MuVIM se ha producido después de que el pasado viernes, unas horas después de su inauguración, responsables políticos de la Diputación de Valencia decidieran censurar diez fotografías -todas de temática política y la mayoría relacionada con el 'caso Gürtel'- de las 91 de la exposición «Fragments d'un any 2009», organizada por La Unió de Periodistes Valencians.
Responsabilidad
Al exponer su decisión, De la Calle agradece al diputado de Cultura, Salvador Enguix, que asumiera «en exclusiva la responsabilidad de la retirada, ya histórica, de las fotos. Tú recibiste la orden y tú la transmitiste, bajo una presión ingente». «Por eso -añade el ex director del MuVIM-, hablar de pacto censor entre nosotros, como se ha intentado hacer institucionalmente por parte de la propia Diputación, para instrumentalizarme, no tiene sentido alguno y me ha ofendido en lo más profundo».
Tras hablar de censura y represalias, Romà de la Calle reconoce que su suerte «estaba echada» desde el mismo jueves cuando escuchó, mientras «enmudecía» el propio Enguix, «las intervenciones en cadena del diputado Máximo Caturla», que era la primera vez que acudía a la inauguración de una exposición del MuVIM.
Agrega que media hora después de la inauguración Enguix le llamó para indicarle que la muestra «debía revisarse y expurgarse», así como que habían de «retirarse ciertas fotos». Tras la polémica suscitada, presenta su dimisión «por coherencia con esa misma responsabilidad pero, sobre todo, por no querer ser partícipe de ninguna mengua de libertad de expresión. Al MuVIM le falta hoy una parte relevante de su programación actual. 'Fragments d'un any, 2009' ha debido emigrar, a la fuerza, de este espacio de convivencia y de diálogo, de respeto y de apertura».