El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer poco antes de poner rumbo a Dakar.

2

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer que el comando de la banda terrorista ETA desarticulado en Portugal en las últimas semanas preparaba un atentado «inminente», ya que tenía preparados 300 kilos de explosivo listos para su uso, debido a que estaban mezclados todos los componentes y, si no se detonan en un breve periodo de tiempo, pierden su eficacia.
En declaraciones antes de iniciar un viaje a Dakar, Rubalcaba explicó que 300 de los 1.500 kilos de explosivos incautados por las fuerzas de seguridad portuguesas la semana pasada en Óbidos (Portugal) estaban preparados para utilizarlos de forma «inmediata». El titular del departamento del Interior realiza esta afirmación al confirmar que estaban mezclados todos los componentes, un elemento indicativo de su uso, ya que al poco tiempo pierden eficacia. Por eso, Rubalcaba expresó su convencimiento de que los etarras tenían pensado cometer un atentado «muy pronto».
El ministro también se refirió a la detención el pasado sábado del presunto etarra identificado como Ibai Beobide Arza, del que dijo que «seguramente tenía alguna intención parecida en la cabeza». En su opinión, Beobide tenía las «peores intenciones» porque «nadie hace deporte con una pistola y un pen-drive».
Cabe recordar que Beobide fue detenido por la Guardia Civil entre las localidades guipuzcoanas de Asteasu y Villabona, mientras viajaba en bicicleta, armado y portaba planos del País Vasco y Navarra, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista. Fuentes de la investigación indicaron que la Guardia Civil ha relacionado al detenido con el atentado de EiTB del pasado 31 de diciembre de 2008.
«Guardia muy alta»
Por eso, el ministro reiteró que España, Francia y Portugal permanecen «con la guardia muy alta» y destacó el «éxito» de las últimas operaciones que han llevado a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de los tres Estados. «Estamos practicando detenciones, y así será una y otra vez hasta que acabemos con esta pesadilla», concluyó.
Por otra parte, Rubalcaba visitó a la treintena de efectivos de la policía y la Guardia Civil desplegados en Senegal en la lucha contra la inmigración ilegal, que en el último año ha descendido hasta reducirse casi a cero.
La Unión de Oficiales (UO) ha reclamado, por su parte, un análisis profundo de las necesidades y carencias en los protocolos de seguridad en los cuarteles de la Guardia Civil tras conocerse los planes de atentar contra la casa-cuartel de Zahara de los Atunes, en Cádiz.
En un comunicado, la UO asegura que el cuartel de Zahara cuenta con las mismas carencias que el de Palmanova, donde fueron asesinados el pasado 30 de julio dos guardias civiles, e indica que ETA busca «los cuarteles fáciles» y sin medidas de seguridad.