El abogado Andrés Vilacoba conversa con uno de los afectados en el 'caso Gescartera'.

0

El Gobierno intervendrá, si se demuestra que el ex diputado y ex vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Luis Ramallo, incurrió en incompatibilidades al realizar funciones de notario en Gescartera, cuando su anterior cargo no le permitía realizar funciones relacionadas con los mercados de valores hasta el año que viene. Así lo anunció el vicepresidente económico, Rodrigo Rato, cuyo departamento ha encargado ayer al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) abrir una investigación de oficio a la firma auditora de Gescartera, Deloitte & Touche.

También ayer, se pudo saber que el director general de la agencia de valores, Jaime Morey, es asesor del presidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana, pero sólo en cuestiones musicales y de forma gratuita. Durante el Consejo de Ministros de ayer, Rato anunció que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas ha abierto una investigación de oficio a la firma auditora de Gescartera, Deloitte & Touche. Esta auditoría es la que no vio ningún impedimento en que Gescartera se convirtiera en una agencia de valores.

Sobre la sanción interpuesta por la CNMV a Gescartera en 1999, Rato explicó que el criterio utilizado en este caso y en todos los demás es sancionar con multas pecunarias a las instituciones de inversión con licencia cuando cometen faltas no muy graves, porque, si se opta por el apercibimiento público, se producen más daños. Así recordó que tanto los responsables de Gescartera como la agencia de valores fueron multados con una sanción económica por el organismo rector.

El ex diputado del PP Luis Ramallo, que en aquel año aún era vicepresidente de la CNMV, explicó que el hecho de que no se hiciera pública la sanción correspondía al presidente, se debía que las decisiones se toman en el seno del Consejo y la de la sanción se tomó por unanimidad.