0
AGENCIAS-MADRID/LONDRES La prueba hidrostática que los expertos británicos realizaron ayer en el 'Tireless' concluyó con éxito. Ha quedado demostrado que las soldaduras realizadas en el sistema de refrigeración del submarino nuclear británico anclado en Gibraltar desde el pasado 19 de mayo de 2000, han sido correctas. Pese a que las autoridades británicas hayan anunciado ya que el sumergible abandonará la Roca a principios de mayo, tanto los vecinos de Campo de Gibraltar como los grupos ecologistas temen por su seguridad una vez se encienda el reactor nuclear.

El subdirector de Ingeniería del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Antonio Munuera, acompañado de los máximos responsables del panel regulador de expertos británicos, dirigieron la prueba hidrostática en el submarino nuclear 'Tireless'. Dicha prueba tenía como objetivo comprobar el buen estado de las soldaduras del submarino, sometiendo a presiones más altas de lo que deberá soportar cuando se ponga en funcionamiento el sistema primario de refrigeración del buque que permanece desde el pasado mes de mayo en el Puerto de Gibraltar. Los resultados de estas pruebas demuestran que las condiciones en el interior del submarino son óptimas y las reparaciones correctas.

El submarino nuclear británico 'Tireless' está reparado y abandonará la Roca a principios de mayo, confirmó anoche el Ministerio de Defensa Británico. «La pruebas de presión han terminado y han sido exitosas. Por tanto, la reparación ha salido bien», afirmó un portavoz de dicho ministerio.

Pese al anuncio del Gobierno británico, el coordinador regional de Ecologistas en Acción, Juan Clavero, lamentó que el submarino británico se haya convertido en el primer sumergible del mundo que se somete a pruebas de alto riesgo después de una reparación «sin garantías de seguridad alguna». Clavero recordó que sólo en Rusia se produjo un «accidente gravísimo» con un reactor nuclear en un puerto civil, lo que ratificó la necesidad de desarrollar las pruebas en zonas especiales y con medidas de contención.