La eMallorca Challenge muestra el futuro sostenible del coche eléctrico en la Isla

| Palma |

Valorar:
El paso de la comitiva de coches eléctricos por Palma atrajo las miradas de muchos vecinos, especialmente a su paso por la Catedral.

El paso de la comitiva de coches eléctricos por Palma atrajo las miradas de muchos vecinos, especialmente a su paso por la Catedral.

P. Pellicer

Este sábado finalizó en Inca la primera eMallorca Challenge, un evento en el que los principales concesionarios de vehículos sostenibles de Mallorca han mostrado lo que más que una apuesta de futuro es ya una realidad.

La movilidad del futuro es eléctrica, y eso han querido demostrar los 17 coches y cuatro motos participantes en la prueba no competitiva, que ha recorrido en dos días muchos de los rincones más pintorescos de la Isla.

Tras una primera jornada, la del viernes, muy lluviosa, la segunda y última de ayer sábado tuvo al viento como protagonista. Más de 30 vehículos se exhibieron en el patio del cuartel General Luque. Entre ellos los había de todo tipo y rango económico, desde los más sencillos y utilitarios hasta un espectacular Porsche de más de 300.000 euros. Sobre las nueve de la mañana comenzó la concentración de participantes. Después de una primera jornada en la que se visitó Lluc, el mirador y el faro de Formentor y Pollença, la ruta de se concentró más en el sur y el oeste.

Los conductores obtuvieron el reconocimiento por su participación.

Espectáculo

Con los vehículos llegando poco a poco al lugar de la salida y entre los de exposición, el actual campeón de España de Trial, Marc Horrach, realizó una espectacular exhibición sobre una moto especial para este deporte. Enteramente eléctrica, sorprendió a los presentes tanto su potencia y sigilo.

Además de Horrach, otros rostros conocidos presentes este sábado en el evento fueron, aunque detrás de las mascarillas, los de los populares chefs Koldo Royo y Andreu Genestra.

Cerca ya de las diez de la mañana se partió hacia el primer destino, Biniagual. Acto seguido los vehículos enfilaron hacia el centro comercial Mallorca Fashion Outlet. Allí, conductores y acompañantes pudieron disputar una carrera de karts, también eléctricos.

Sobre las dos de la tarde se llegó a Calvià, donde disfrutaron de una comida ofrecida por el Ajuntament. La ruta prosiguió en dirección a Palma. Una vez en la ciudad, la comitiva realizó una ruta por sus principales calles, Paseo Marítimo incluido.

EMALLORCA CHALLENGE
Los participantes se hicieron una foto de grupo antes de comenzar la segunda jornada del evento.

Una vez finalizado el recorrido se puso rumbo de vuelta a Inca, al mismo cuartel General Luque, que ha servido de punto de referencia de ambas jornadas. Los organizadores recibieron los coches y motos y entregaron a cada conductor un diploma que acredita su participación en el evento, que tendrá nuevas y seguramente más espectaculares ediciones, sobre todo cuando las medidas sanitarias permitan la presencia de público y un ambiente más festivo.

Mostrar la sostenibilidad a través de las tecnologías más punteras ha sido el principal objetivo de la eMallorca Challenge. Así lo expresó su organizador, Joan Gibert, que añadió además su intención de que en próximas ediciones sean participen más las empresas de otros sectores productivos, como podría ser la construcción o el turismo, que también tienen un fuerte compromiso con un futuro de la automoción y el transporte de personas y mercancías libre de humos.