Tu coche puede ayudarte a aliviar los síntomas de la alergia al volante

| Madrid |

Valorar:
preload
La alergia al volante presenta un problema para muchos conductores.

La alergia al volante presenta un problema para muchos conductores.

Nunca está de más recordar que con la llegada de los meses de más calor también llegan las alergias. Las molestias que sufren quienes las padecen pueden afectar al desarrollo de actividades tan cotidianas como la conducción, llegando a poner en peligro nuestra seguridad y la de los que nos rodean en la carretera.

Para luchar contra los síntomas de la alergia, la mayoría de las veces, es necesario tomar la medicación adecuada que nos recete nuestro médico pero ello también implica entender que el uso de algunos fármacos está contraindicado si vamos a conducir, ya que aumentan la somnolencia y reducen nuestros reflejos al volante.

Pero además de la medicación correspondiente, hay un elemento de nuestro vehículo que nos ayudará a paliar los síntomas de la alergia, siempre y cuando se encuentre en perfectas condiciones y lo hayamos sometido a revisión. Es el filtro del habitáculo del coche.

Este filtro se encarga, como su propio nombre indica, de filtrar y limpiar el aire que entra por el sistema de ventilación de nuestro coche, que entra cargado de partículas, ceniza y polen. Así, no solamente elimina los agentes que provocan la alergia sino que, en general, favorece que el aire que respiramos dentro del coche sea aire limpio, libre de moléculas nocivas.

Como cualquier otro elemento del coche, es necesario que este filtro se mantenga en buen estado (junto con el sistema de aire acondicionado del coche). Para ello, desde la DGT recomiendan cambiarlo una vez al año. Lo más conveniente será hacerlo antes de que empiecen las temporadas de alergias, para que esté nuevo y cumpla a la perfección su función cuando llegue la época del temido polen y otros alérgenos.

Para cambiarlo, deberás prestar atención a la marca y al tamaño de filtro que necesita tu coche. Por ello, lo primero que tendrás que hacer será localizar dónde está el filtro en tu vehículo (debajo del parabrisas, tras la guantera, en la consola central…) sacarlo y comparar que es idéntico al nuevo que has comprado. También puedes acudir a un taller para no correr ningún riesgo e instalarlo sin problemas.

Por último, para completar las funciones del filtro y así luchar contra las alergias, lo mejor es que circules siempre con las ventanillas cerradas y que complementes esto con el uso de la recirculación del aire del habitáculo (suele ser el botón con la imagen de un coche con flechas circulares en tu consola de mandos). Esto ayudará a aislarte aún más de los agentes externos y a asegurarte que el aire del habitáculo está siempre limpio.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.