El motor en Mallorca

Una familia de coleccionistas

|

Valorar:
preload
Pedro Galiana, al lado de su Citroën 2 CV.

Pedro Galiana, al lado de su Citroën 2 CV.

15-06-2014Jaume Morey

Los hijos de Pedro Galiana parecen haber heredado de su padre la pasión por los coches, aunque el cabeza de familia no se considera un coleccionista, pero sus hijos, Ignaci y Nadal, sí han conseguido hacerse con una importante colección de clásicos, muchos de ellos americanos. El cabeza de familia, Pedro, tiene entre sus joyas un Citroën 2 CV que adquirió hace cincuenta años cuando era un chaval. Asegura que en su día fue el segundo 2 CV que llegó a la Isla y que fue a buscarlo a la misma factoría que la marca francesa tenía en Vigo. Después cruzó todo el norte de la Península hasta llegar a Barcelona, donde finalmente embarcó con el coche rumbo a Palma. Le costó la friolera de 110.000 pesetas de la época.

Su hijo Ignaci, un joven técnico de mantenimiento de aeronaves, nos contó que desde pequeño le entró el gusanillo de los coches, sobre todo los clásicos, y cuando tuvo tiempo y algo de dinero se lanzó a la caza de algunos de sus modelos preferidos. Entre sus joyas está un Chevrolet Camaro RS 350 de 1969, con un motor V-8 y una cilindrada de 5.700 cc, un coche que adquirió de segunda mano hace diecisiete años. Explica que el vehículo llegó a España procedente de Estados Unidos, de importación, y fue matriculado en España. Cuando lo compró necesitaba muchas horas de trabajo y tardó casi dos años en conseguir su restauración total.

Su hermano Nadal, mucho más conocido por el público por su faceta de piloto de rallies, también es un gran aficionado a los clásicos y a los coches americanos en particular. Entre los suyos destaca un Buick Century de 1956 con un motor V-8 de 260 cv que adquirió en 2005 en Alicante, fruto de un trueque por un Chevrolet Bel Air que poseía. El coche estaba en regulares condiciones y fue necesario hacerle una buena restauración para devolverle su antiguo esplendo. Nadal, al igual que su hermano Ignaci, dedica tiempo y mimos a su afición y entre ambos tienen una buena colección.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.