Cinco plazas con nervio. | Juan Miguel Giménez

6

Francisca Busquets se muestra orgullosa de su Simca 1.000 fabricado en 1968, que adquirió en 2009. Su marido, José, mecánico de profesión, se lo puso a punto para poder salir a dar un agradable paseo, que es casi lo único que se puede hacer con un coche de estas características. Aunque este Simca tiene su propia historia y es «famoso», ya que aparece en la película La Persecución, vaya tostón, rodada en la Isla en 2013 por Angel Rodríguez.

Francisca lo adquirió a un cliente desu marido que no sabía qué hacer con él y decidieron comprárselo. Tras una pequeña puesta a punto, el coche está ahora como nuevo y funciona a la perfección. Francisca nos comentaba que «va como la gloria; si vamos de paseo a Valldemossa siempre llego primero, aunque detrás lleve una buena cola de otros vehículos más modernos y, como es lógico, más potentes, ya que estamos hablando de un coche de 944 centímetros cúbicos con 52 caballos de potencia y que aunque alcanzaba una velocidad de 120 kilómetros por hora de su época hoy es, como dice su propietaria, un vehículo para dar un cómodo y agradable paseo sin prisas por llegar a destino. Ni Franciscas ni José son coleccionistas de coches y tienen además de éste un Renault 8 que tienen la intención de restaurar, aunque a José le tiran más las motos y alardea de una Vespa que tiene de las primeras que salieron al mercado, que es su ojito derecho y de la que se siente muy orgulloso.