El color Azul Ópalo es exclusivo de OPC. | Xisco Tortella

0

Además del nuevo color de la carrocería Azul Ópalo y siguiendo la tradición de los modelos OPC, el tope de gama del Corsa se identifica inmediatamente como un nuevo miembro de altas prestaciones de la marca.

Exteriormente llama la atención la parte delantera con su distintivo capó que tiene un pequeño abultamiento que le da una sensación visual de deportividad. Los faldones laterales dinámicamente formados con anchos pasos de ruedas crean la oportuna conexión con la parte trasera que destaca por el spoiler sobre el portón trasero (disponible en dos versiones) y el escape doble Remus, con un difusor entre las salidas.

En el interior también se ha creado un ambiente deportivo y prueba de ello son los baquets Recaro, el volante forrado en cuero y achatado en la parte inferior, el pomo de la palanca de cambios OPC y los pedales deportivos de aluminio, junto con los característicos instrumentos OPC. Además, se ofrece el sistema multimedia IntelliLink de Opel que está disponible opcionalmente y traslada el mundo de los teléfonos inteligentes con sistema operativo Android e iOS al interior del vehículo.

Bajo el capó, el motor turbo 1.6 litros de gasolina con 207 CV entrega un par máximo de 245 Nm entre las 1.900 y las 5.800 rpm y que, con la función “overboost”, aumenta esta cifra en 35 Nm más, llegando a los 280 Nm. La potencia del motor OPC se traslada a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades de recorridos cortos y precisos. Con ello, el Corsa OPC acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,8 segundos y recupera de 80 a 120 km/h en quinta velocidad en sólo 6,6 segundos. La velocidad máxima es de 230 km/h. A pesar de estas cifras tan impresionantes, el consumo de combustible es de unos moderados 7,5 litros cada 100 kms en ciclo combinado, lo que equivale a unas emisiones de 174 gr de CO2 por km.

La nueva tecnología “Frecuency Selective Damping” (FSD) permite que fuerzas de amortiguación se adapten a la frecuencia del coche, permitiendo de esta forma el equilibrio entre una deportividad sin compromisos y un adecuado nivel de confort. Todos los demás componentes del chasis se han calibrado en consecuencia. Un control electrónico de última generación permite seleccionar diferentes modos de actuación del control electrónico de estabilidad ESP y del control de tracción TC. También la dirección ha sido optimizada reaccionando de forma más directa.