BMW Serie 2 Active Tourer

|

Valorar:
preload
La marca alemana ha conseguido fabricar un vehículo muy familiar y práctico sin renunciar en absoluto al disfrute del que lo tiene que conducir.

La marca alemana ha conseguido fabricar un vehículo muy familiar y práctico sin renunciar en absoluto al disfrute del que lo tiene que conducir.

05-10-2014

El nuevo serie 2 Active Tourer nos ha sorprendido muy gratamente, ya que detrás de una apariencia de vehículo familiar se esconde un producto muy versátil, capaz de rodar por las carreteras con un dinamismo propio de vehículos deportivos de primer nivel. No hay duda de que la apuesta de la marca alemana por este producto le puede ser muy provechosa de cara al futuro.

La estética de este nuevo vehículo viene marcada por tener una parte delantera muy BMW, con un doble faro, rodeado de la luz diurna, cosa que lo hace doblemente atractivo y que le permite destacar incluso de día. Los parachoques delanteros no son demasiado voluminosos, sino que están perfectamente integrados en la carrocería. En la parte baja se encuentran los faros antiniebla, en un faldón delantero bastante bajo.

La parte posterior cuenta con una estética muy elegante, en la que se encuentran unos faros de dimensiones considerables, con bombillas LED que de noche emiten una luz muy especial, cosa que le da un mayor atractivo. En esta parte de atrás destacan también los parachoques, que siguen la línea general del coche, como si no los tuviera.

MOTOR
En cuanto al motor, nosotros hemos probado el 218d, un propulsor TwinPower Turbo de 2.0 litros, que entrega 150 CV con un par máximo de330 Nm. Ya hemos dicho al principio que éste ha sido uno de los grandes protagonistas del modelo, y así es.
El motor permite tres niveles diferentes de conducción (al igual que el MINI Cooper S) que son modificables en cualquier momento del trayecto: Comfort, Eco Pro y Sport. En la primera, que es el que el coche «elige» al ponerse en marcha, el motor sube bastante bien de vueltas y ya podríamos decir que transmite un dinamismo interesante.

En el modo Eco Pro, el propulsor se vuelve un poco más perezoso para subir de vueltas, con lo que se consigue una mayor eficiencia y por tanto un menor consumo. En el modo Sport, por su parte, el vehículo sube de vueltas con una gran facilidad y su dinamismo se multiplica de forma clara, sin que el chasis se resienta para nada. La recuperación de vueltas es bastante rápida en el modo Sport y en el modo Eco Pro se muestra un poco demasiado lenta.

En cuanto al comportamiento, se puede decir que el hecho de ser un vehículo relativamente alto perjudica poquísimo este dinamismo que hemos comentado antes, aunque en las curvas muy cerradas sí que se nota una cierta tendencia a subvirar, que es muy fácil de corregir.

INTERIOR
El interior del producto cuenta con una distribución de espacios muy interesante, ya que la comodidad es una de sus mayores virtudes. Así, los pasajeros que van sentados en las plazas posteriores tienen un gran espacio para las piernas, además de ir sentados a una altura mayor que en cualquier otra berlina del mercado.

El cuadro de instrumentos del Serie 2 es el clásico de BMW, en el que se echa un poco en falta el indicador de temperatura del motor, cosa que ya ocurre en el serie 1. La consola central dispone de una distribución un tanto irregular, separada en dos partes diferenciadas por un compartimento con tapa no demasiado estético. Arriba del todo se encuentra una pantalla multifunción, que no es táctil, sino que se maneja con un joystick.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.