La presidenta del Govern, Marga Prohens, y, a la derecha, el conseller de Medi Natural, Joan Simonet, durante la visita realizada el pasado lunes a Cabrera. | CAIB

TW
3

La presidenta del Govern, Marga Prohens, anunció el pasado lunes que la Conselleria de Medi Natural elaboraría un estudio de capacidad de carga de Cabrera, cuando la UIB y la Societat d’Història Natural de les Balears (SHNB) publicaron un trabajo al respecto en junio del año pasado.

El GOB denunció ayer que el estudio realizado por la UIB y la SHNB (con Laura del Valle, Guillem Xavier Pons e Ivan Murray como autores) «recomienda medidas que van en dirección contraria al aumento de visitantes que el Govern ha aprobado recientemente a través del decreto de simplificación administrativa, reestableciendo el límite de 300 visitantes simultáneos aprobado durante la época de Jaume Matas como presidente», según Margalida Ramis, portavoz del grupo ecologista.

Noticias relacionadas

En sus consideraciones finales, el estudio de la UIB y la SHNB expone tres recomendaciones referentes al uso público recreativo en el Parc Nacional: «no incrementar las boyas de fondeo, la conveniencia de un máximo de visitantes en transporte colectivo de 300-350 diarios -no simultáneos- y que la capacidad del refugio se mantenga en un máximo de 12 plazas. También es importante mejorar los sistemas de recogida de información sobre uso público y gestión ambiental del Parc Nacional: agua, energía, residuos y materiales».

A tenor de lo anunciado por Prohens y por el conseller Joan Simonet, el Govern prescindirá del estudio de la UIB y la SHNB, de 79 páginas, que también detecta «una tendencia de incremento del turismo náutico en el contexto de Mallorca que se traduce en un aumento de las visitas con embarcaciones privadas, mientras que las visitas en transporte colectivo -las conocidas como golondrinas- muestran una cierta estabilización. La situación en los meses estivales puede considerarse crítica en algunas ocasiones».

Para el GOB, el incremento de 300 visitantes diarios a 300 simultáneos «es una evidente presión sobre la capacidad de carga de Cabrera, realizada sin ninguna justificación técnica que conozcamos. Algunas playas reciben una presión por encima de su capacidad de acogida». Según el grupo ecologista, «aspectos de la gestión que se pueden mejorar en Cabrera, como en agua, energía o gestión de residuos, no pueden justificar un incremento de la presión humana, que ya resulta excesiva».

El apunte

Motivaciones de visita que no son de conservación, sino de sol y playa

Los autores del estudio de capacidad de carga señalan que «a grandes rasgos, Cabrera funciona como un espacio adicional a la oferta turística complementaria de Mallorca. Eso explica la pronunciada estacionalidad y que la principal motivación de visita al parque no son los valores relativos a la conservación de la naturaleza, sino el soly y la playa, siendo un espacio privilegiado en un contexto de saturación».