Panorámica de uno de los aparcamientos del aeropuerto de Son Sant Joan tras la tormenta caída el martes en Palma. | ALEX SEPULVEDA

TW
45

El Govern pide explicaciones a AENA tras el episodio de fuertes tormentas que colapsó el aeropuerto este martes. El Ejecutivo no entiende cómo uno de los aeropuertos más rentables de España quedó prácticamente inhabilitado, especialmente en el interior del edificio, donde se vieron imágenes de lluvia torrencial cayendo en medio de las tiendas del duty free.

La Conselleria d’Habitatge ha pedido una reunión urgente con los responsables de AENA para que detallen el plan de actuaciones que piensan seguir para reparar las deficientes instalaciones interiores. La directora general de Mobilitat, Lorena del Valle, informó este miércoles que ha solicitado una reunión con los responsables de AENA para tener información de las medidas previstas por parte del gestor aeroportuario en el aeropuerto de Palma para evitar que puedan repetirse situaciones como la que se vivieron este martes en el interior de la terminal de Son Sant Joan.

«Entendemos que por razones meteorológicas se produzcan incidencias, retrasos o cancelaciones de vuelos, especialmente con un episodio de precipitaciones intensas», dijo la directora general. Sin embargo, lo que ya no resulta justificable para el Govern es que estos episodios meteorológicos, por mucha intensidad que tengan, afecten al interior del edificio terminal.

«Estas consecuencias son evitables en el interior de los edificios, por lo que consideramos que AENA debe revisar sus infraestructuras para que no se pueda repetir una situación como la de este martes en la terminal», declaró la directora general.

El Govern defiende que no es «aceptable» que se produzcan lluvias dentro del propio edificio terminal, como sucedió esta semana y además con mucha intensidad. «Aunque sea una situación puntual, no puede volver a repetirse. Las imágenes hablan por sí solas», apuntó Lorena del Valle.
Los residentes

El malestar del Govern se debe a la imagen que presentaron las instalaciones aeroportuarias, pero sobre todo denuncian la situación penosa que tuvieron que pasar los residentes en las Islas y los miles de turistas afectados por los retrasos y, sobre todo, por los problemas en la terminal.

«Lamentamos la situación que ha sufrido el aeropuerto de Palma y que ha afectado a residentes y visitantes de las islas», aseguró la directora general del Govern. Añadió que, desde el Ejecutivo balear confían en que los responsables de la empresa se encarguen de que haya una revisión general de la situación en los aeropuertos de Baleares y que adopten las medidas necesarias «para evitar que se vuelva a producir una situación de este tipo en el interior de las terminales».

Precisamente el aeropuerto de Palma y el de Eivissa son dos de los más rentables de España, junto con el de Madrid y el del Prat en Barcelona. No hay datos actualizados públicos del año pasado sobre la diferencia anual entre los ingresos que genera la actividad en Palma y Eivissa y las inversiones anuales del Gobierno en estas instalaciones. Sí se sabe que los aeropuertos de Palma, Maó y Eivissa generaron en el año 2022 más del 20 % de los beneficios del ente AENA, que durante todo el periodo alcanzó los 901,5 millones de euros en toda la red aeroportuaria. Eso supone unos ingresos globales de unos 180 millones de euros en las tres islas, una de las rentabilidades más altas de toda España.

Punto de vista
Mónica González

Un riesgo que se puede repetir

Mónica González

Ciertamente la imagen que dio el martes el aeropuerto de Palma fue un poco tercermundista y está claro que las instalaciones piden a gritos una reforma. Lo que llovió ese día no fue normal, eso es cierto, pero nadie puede asegurar que no vuelva a pasar –estas trombas empiezan a no ser tan extraordinarias– y que la próxima vez las consecuencias sean aún peores. Se vivieron situaciones de riesgo y no se puede dar ventaja a una meteorología enloquecida.