Imagen de una de las fincas que venden. | Living Blue

Hace diez años que Mandy Fletling y su marido Claudio Martínez fundaron la inmobiliaria Living Blue. Están especializados en la venta de casas de campo de alta calidad en el interior de la isla y consideran Mallorca un «estilo de vida». Con el tiempo, los dos -que ahora cuentan con unos 25 empleados- se han ido especializando en casas de campo de gran calidad, especialmente en el centro de la isla y al pie de la Serra de Tramuntana. Fletling, que lleva casi 20 años en el negocio inmobiliario en Mallorca, dice: «Esto es exactamente lo que la gente está buscando en este momento».

Con ello, Living Blue no sólo quiere vender espacio para vivir, sino también un estilo de vida muy especial en la isla. «Despreocupado, lleno de libertad y con un gran factor de bienestar en la naturaleza. A nuestros clientes les gusta ir de excursión, a la playa, al bosque o a los mercados semanales. Muchos compradores ahora son nuestros vecinos», dice Fletling, que ya dirige tres oficinas en Mallorca: En Santa Maria, Alaró y Port de Sóller - una en Palma y otra en el sureste les seguirán pronto.

Lo mejor de sus clientes es su «normalidad», dice: «Son personas que invierten grandes sumas de dinero en su propiedad, pero que siguen comprando limones orgánicos en el mercado con un sombrero de paja en la cabeza, montando a caballo o haciendo pádel surf. Amantes de la naturaleza con los pies en la tierra que no necesitan mostrar nada al mundo».

Es precisamente en este segmento de clientes donde la pandemia ha supuesto un nuevo impulso, afirma. «Covid ha acelerado definitivamente las decisiones de compra de la gente», dice Fletling. Y muchos, dice, decidieron comprar una casa en Mallorca lo antes posible. «Especialmente en esos momentos en los que el próximo confinamiento parecía estar a la vuelta de la esquina». La idea de vivir en un lugar relativamente aislado en el campo fue lo que llevó a muchos nuevos clientes a optar por esta opción. «Incluso hemos vendido varias casas por zoom sin que los compradores las hayan visto antes». Explica, cada uno de sus clientes gasta 1,5 millones de euros en su propiedad.

Fletling también observa una creciente afluencia de terceros países a Mallorca: Sudáfrica, Estados Unidos, Canadá. «El estilo de vida en Mallorca, combinado con la luz, la diversidad y la cultura, es inmejorable, sobre todo para la gente de Norteamérica; además, hay muy buenas conexiones aéreas». El aspecto de la seguridad también juega un papel importante. Además, la calidad de las propiedades ha aumentado en comparación con el pasado. La calefacción por suelo radiante, el aire acondicionado oculto y la mano de obra de alta calidad son hoy en día habituales en la isla, lo que también atrae a los clientes «premium».

Fletling considera que el mercado de Mallorca es saludable. «El nivel de precios es alto, pero el mercado se regula por sí mismo, al fin y al cabo, también hay demanda. En cualquier caso, no se puede culpar a los extranjeros del aumento de los precios. »Todavía hay zonas en la isla con precios moderados. Además, hay que ver la situación de forma global. Los precios suben en todas partes, incluso en Alemania. No es un problema específico de la isla".

Por ello, Fletling no ve con buenos ojos la idea de restringir la venta de inmuebles a los extranjeros no residentes, como prevé el Parlamento balear. «Ya hemos recibido muchas llamadas de clientes preocupados. Pero, sin duda, eso no se aplicará. Cada venta de propiedades aporta dinero al gobierno, nadie quiere prescindir de eso». Además, Fletling está convencido de que los extranjeros no residentes que compran propiedades de alto precio no compiten con los locales «normales» por la vivienda.

Con esto en mente, quiere seguir vendiendo fincas de lujo con su concepto Living Blue y siempre «cerca del cliente». «Eso es fácil para nosotros, que somos una oficina gestionada por sus propietarios con empleados de once países, todos ellos con profundas raíces aquí», dice. Con otras palabras: Mallorca como estilo de vida...