Imagen de la votación celebrada este jueves. | Sabrina Vidal

«¿Es la huelga una salida (a sus reivindicaciones)?», preguntó Marianna Mambié, portavoz de los pediatras durante la asamblea convocada este jueves por el Foro de Atención Primaria. Y la respuesta, en forma de voto a mano alzada, fue masiva: a favor. La protesta de los médicos de los centros de salud de Balears es la de una crónica anunciada. Llevan meses quejándose de agendas infinitas, de no tener apenas tiempo para ver a los pacientes y de hartazgo por una carga laboral que lleva a no atender bien a la población. Así pues, cuando el foro de los especialistas se reactivó lo hizo para aunar al colectivo y tener una representación fuerte frente a la Conselleria.

La reunión de la semana pasada en la que la administración sanitaria debía dar respuesta a sus peticiones ha sido la gota que ha colmado el vaso porque todos salieron de allí con una misma palabra: decepción. Este jueves se trasladó el estado de las conversaciones al colectivo. Unos 150 médicos antepusieron su preocupación por la situación laboral a la lluvia o al partido de España en el Mundial de fútbol que se jugaba en ese momento. Sin embargo pasó más de una hora para que alguien pronunciara «la palabra innombrable», como señaló Mambié.     

Noticias relacionadas

El presidente del Col·legi de Metges de Balears, Carles Recasens, ejerció de maestro de ceremonias y llevó la batuta: «necesitamos saber si la mayoría vota ir a la huelga». La respuesta ya se conoce. Ahora es el comité ejecutivo del Sindicato Médico quien convocará la protesta que, ya avisan, prevén para el mes de enero, cuando todo el mudo se haya incorporado a su puesto tras las vacaciones de Navidad. Falta determinar la duración del parón y concretar las peticiones que se harán al Govern. En la asamblea se tocaron muchos puntos pero ya se intuyen los que más peso tienen. «En la privada pagan 30 euros por cada paciente que derivan», se quejaron desde el público.

«La última subida de la hora de guardia se logró con una huelga hace 14 años», señalaron. «Copago y sueldos europeos», dijo un pediatra. «Las condiciones económicas de los médicos en Balears son desastrosas, un residente gana menos que un camarero». Recasens cogió el testigo y fue contundente: Si me meto en algo, no es para perder el tiempo, sino para ayudar. Necesitamos ver que la sala está llena para decidir que esta situación se ha acabado. Ya no hay más tiritas. El colectivo médico ha dicho basta. Esta situación lleva 20 años. No nos hemos metido aquí para nada», animó a los presentes.

El apunte

Reuniones ‘in extremis’

La gerencia de Atención Primaria convocó a tres de las sociedades de médicos que forman parte del Foro de Atención Primaria en las horas previas a la asamblea que, lejos de calmar los ánimos, enfadó al colectivo al verlo como un intento de dividirles. Los pediatras fueron los más beligerantes al recordar que en ninguna de las medidas tomadas por el Govern se les menciona.