Vista general de una de las entradas de La Salle. | Efe - CATI CLADERA

El Govern balear ya ha presentado ante la Fiscalía la denuncia por las amenazas que presuntamente esta recibiendo la profesora de La Salle que pidió que se retirara la bandera española del aula. Ahora, según han informado a los medios, serán las autoridades judiciales las que determinaran las responsabilidades derivadas de estas amenazas. Así, el Govern ha manifestado una vez más su compromiso con los docentes y ha reiterado que no dejará desamparado a ninguno de ellos, «profesionales fundamentales para el futuro de una sociedad sana que tienen que ser respetados y protegidos para que puedan trabajar libremente».

Cabe recordar que estas amenazas empezaron a raíz de que los alumnos del colegio colgaron una bandera española en la clase para apoyar a la selección en el Mundial de Qatar. La profesora de catalán les pidió a los alumnos que la retiraran, ya que la normativa del centro establecía que solo se podía poner los días en que jugara 'La Roja'. Ante la negativa de algunos de lo jóvenes, esta decidió cancelar la clase.

Noticias relacionadas

Tras este incidente, el padre de uno de los alumnos publicó la situación en las redes sociales y se viralizó rápidamente. Apenas un día después, el líder de Vox en Baleares, Jorge Campos, llamaba a manifestarse el domingo en defensa del orgullo nacional. Además, diferentes usuarios de Twitter difundieron la imagen de la profesora y de su familia y ahí empezaron las amenazas.

Después de cinco días donde la actualidad política y mediática a girado en torno a esta polémica, el padre que hizo pública la situación ha utilizado su cuenta de Twitter para lamentar la situación que generó. «Vista la polémica causada la mi denuncia por la colocación de una bandera en La Salle, manifiesto mi firme condena a las amenazas e insultos recibidos por todas las partes, especialmente los menores, y lamento haber usado un canal inadecuado para resolver un asunto interno».

Desde el colegio también se han pronunciado y además de apoyar de forma unánime a la profesora del centro y abrir una investigación interna para esclarecer lo sucedido, han asegurado que estos días están siendo «muy agitados». En este sentido, el centro asegura que quiere recuperar cuanto antes la normalidad y pasar página.